domingo, 13 de noviembre de 2016

Evento Carrington, la mayor tormenta solar registrada

El denominado Evento Carrington, conocido también como la tormenta solar de 1859, fue una potente tormenta solar geomagnética de gran alcance, producida durante el décimo ciclo solar (entre 1855 y 1867).

Evento Carrington - la mayor tormenta solar de la historiaUna enorme eyección de masa coronal solar golpeó la magnetosfera de la Tierra, provocando entre el 1 y el 2 de septiembre de 1859, la mayor tormenta solar registrada en la historia.

La luz blanca en la fotosfera solar (la superficie luminosa del sol) fue observada y registrada por los astrónomos ingleses Richard C. Carrington y Richard Hodgson. Un evento solar que tuvo efectos y  consecuencias para la Tierra, como las espectaculares y brillantes auroras que se pudieron observar por todo el planeta esos días.

Diversos estudios han demostrado que de producirse un evento de esta magnitud en la actualidad, causaría grandes problemas a una sociedad moderna y dependiente de la tecnología. En 2012 se produjo una tormenta solar de una magnitud similar, aunque no produjo apenas consecuencias debido a que pasó la órbita de la Tierra sin golpear el planeta.

El fenómeno de las AurorasA partir del 28 de agosto de 1859 comenzaron a aparecer numerosas manchas solares en la superficie del Sol. Al día siguiente, el 29 de agosto, se observaron auroras boreales por toda Norte América, y auroras australes (nombre de las auroras boreales en el hemisferio sur), en lugares tan insólitos como Queensland (norte de Australia).

Poco antes del mediodía del 1 de septiembre, los astrónomos aficionados ingleses Richard Carrington y Richard Hodgson, hicieron las primeras observaciones independientes de una gran llamarada solar. El evento se asoció con una eyección de masa coronal masiva (CME - Coronal Mass Ejection) que viajó directamente hacia la Tierra, tardando 17,6 horas para hacer un viaje de 150 millones de kilómetros.

Estas grandes llamaras solares pueden tardar varios días en llegar a la Tierra, por lo que se cree que la velocidad tan alta de este CME fue debido a que ya se había producido anteriormente otra gran eyección de masa coronal, probablemente la que causó las Auroras del 29 de agosto. Esta primera llamarada solar habría preparado el camino de plasma de viento solar, produciéndose posteriormente el Evento Carrington.

Tormenta solar y la magnetósfera de la TierraEntre el 1 y el 2 de septiembre de 1859, la tormenta solar geomagnética más potente jamás registrada, impactaba contra la Tierra. La magnetosfera de la Tierra se deformó por el viento solar, entrando partículas solares en la atmósfera y causando espectaculares auroras por todo el mundo.

El fenómeno atmosférico de las auroras se pudo observar en casi cualquier lugar del planeta, tanto en el Hemisferio Norte como en el Hemisferio Sur, incluso en lugares tan alejados de los Polos como el Caribe.

En las Montañas Rocosas de Estados Unidos las auroras eran tan brillantes que su resplandor despertó a los mineros y buscadores de oro, quienes se levantaron y comenzaron a preparar el desayuno pensando que ya había amanecido. En el noroeste del país había tanta claridad por este fenómeno natural, que incluso se podía leer el periódico a la luz de las auroras.

Aurora Boreal sobre las montañasLas auroras fueron visibles en lugares tan alejados de los polos como la África subsahariana (en países como Senegal o Mauritania), en la ciudad de Monterrey en México, en Cuba, Hawái o incluso en latitudes cercanas al Ecuador como Colombia. La tormenta geomagnética afectó también gravemente a los sistemas de comunicación de la época.

Los telégrafos de toda Europa y Norte América quedaron inutilizados, dando en algunos casos descargas eléctricas a los operadores de telégrafos.  Muchos postes o pilónes de telégrafos estallaron en chispas y se llegaron a producir también efectos curiosos, como los de varios operadores de telégrafo que podían seguir enviando y recibiendo mensajes a pesar de que se habían desconectado de la red eléctrica.

Desde que en 1833 Carl Friedrich Gauss inventó el magnetómetro, se han podido registrar potentes tormentas solares geomagnéticas, aunque ninguna de tal magnitud como el Evento Carrington de 1859. Entre ellas, destacan eventos menos severos como la tormenta solar de 1921 o la producida en 1960, que interrumpió numerosas emisiones de radio. Una de las más potentes fue la tormenta geomagnética ocurrida en marzo de 1989, que dejó sin electricidad a buena parte de la ciudad de Quebec en Canadá.

Registro Magnetómetro Tormenta solar 1859Además del Evento Carrington, la mayor tormenta solar registrada, fue la ocurrida el 23 de julio de 2012, cuando se observó una supertormenta solar que fue clasificada como "Clase Carrington", con una eyección masiva de masa coronal del sol. Su trayectoría no se llegó a cruzar con la Tierra, debido a la órbita del planeta alrededor del Sol. Cuando se analizaron los datos de este evento, se determinó que la Tierra esquivó la llamarada solar por un margen de nueve días. De haber llegado a impactar con el planeta, habría causado serios daños en todo tipo de dispositivos eléctrónicos de manera global. Solo en Estados Unidos, el coste económico se estimó que podría rondar entre 1 y 2,6 billones de dólares (1.000.000.000.000 $).

Las llamaradas solares son algo habitual. Dependiendo de los ciclos solares (ciclos de 11 años), la frecuencia e intensidad de estos eventos varía con el tiempo. Según los científicos que han estudiado muestras de hielo, donde se podrían encontrar registros históricos de eventos similares en el pasado, creen que no se ha vuelto a producir una llamarada solar de tal magnitud como la "llamarada de Carrington", en los últimos 500 años. También afirman que las grandes tormentas solares con suficiente intensidad como para poder resultar peligrosas para la Tierra, se producen aproximadamente cada 50 años.

Otros científicos sin embargo rechazan estas hipótesis. Consideran que el estudio de las capas de nitratos en el hielo, para conocer la historia de las tormentas solares que han afectado al planeta, no es una técnica fiable, poniendo también en duda sus conclusiones.

Llamarada solar comparada con el tamaño de la Tierra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...