domingo, 20 de marzo de 2016

La Contraarmada, la Invencible Inglesa

Menos de un año después del histórico desastre de la Armada Invencible (en agosto de 1588 el rey de España, Felipe II, fracasó estrepitosamente en su intento de invadir Inglaterra), la monarca inglesa intentó vengarse. En la primavera de 1589, Isabel I de Inglaterra envió una poderosa flota contra la Monarquía española conocida como la Contraarmada o la Invencible inglesa (English Armada, Counter Armada).

La Contraarmada, la Armada Invencible InglesaFue comandada por el conocido corsario inglés Sir Francis Drake y al igual que le sucedió a la Armada Invencible Española, sufrió una enorme derrota, con decenas de buques hundidos y miles de muertos. El desastre fue tal, que la expedición de la Contraarmada está considerada como uno de los mayores desastres militares de la historia de la Gran Bretaña.

Entre 1585 y 1604 se desarrollaba la guerra entre España e Inglaterra (guerra anglo-española) por motivos tanto económicos y políticos como religiosos. Tras el desastre sufrido por la "Grande y Felicísima Armada" en el Canal de la Mancha en 1588, donde la flota española perdió 37 barcos (un tercio de la flota) y miles de hombres, Isabel I de Inglaterra vio una gran oportunidad estratégica de asestar un golpe definitivo a Felipe II y quizás ganar la guerra, obligando a España a firmar un tratado de paz con unas condiciones impuestas por Inglaterra.

Los ingleses se propusieron tres objetivos con esta empresa: destruir el resto de la flota de la Armada Invencible, que estaba siendo reparada por toda la Costa Cantábrica, principalmente en Santander, San Sebastián y La Coruña; atacar y tomar Lisboa, para intentar desequilibrar la corona española provocando una revuelta de Portugal (anexionada en 1581 con la coronación de Felipe II como Felipe I de Portugal); y ocupar las Azores, para fortalecer la presencia de Inglaterra en el Atlántico y controlar las rutas comerciales hacia América.

Mapa de Europa en 1580Además, se esperaba obtener grandes beneficios por lo que se financió la expedición como si se tratase de una sociedad, en la cual una cuarta parte del capital lo aportó la Reina de Inglaterra, una octava parte fue aportada por el gobierno holandés (en esos momentos luchando en la Guerra de los ochenta años frente a Felipe II), y el resto se rapartía entre nobles, mercaderes y gremios de comerciantes.

Sir Francis Drake, afamado corsario y explorador, que había dirigido anteriormente numerosos ataques contra barcos españoles (considerado un pirata por la corona española), fue el elegido para tomar el mando de la Contraarmada Inglesa, acompañado en el mando por el general (y amigo personal de la reina) Sir John Norreys. Por este motivo, la "English Armada" fue conocida también como la Expedición Drake-Norris.

De forma similar a lo sucedido a la Armada Invencible un año antes, desde el primer momento comenzaron a surgir también las complicaciones con la denominada "Invencible Inglesa". La pésima organización y el mal tiempo provocaron que la flota inglesa partiera más tarde de lo previsto, lo que provocó que se redujeran buena parte de las provisiones previstas para el viaje. No fue el único problema: los holandeses no enviaron todos los buques de guerra que habían prometido; de los más de 20.000 hombres que se unieron a la expedición, únicamente 1.800 eran soldados experimentados, el resto eran voluntarios; tampoco se llevaron suficientes armas de asedio ni caballería.

A pesar de los contratiempos, la Contraarmada finalmente partió del puerto de Plymouth el 13 de abril de 1589 rumbo a las costas españolas. La flota inglesa estaba compuesta por más de 150 naves, entre las que destacaban seis imponentes galeones de guerra.

El galeón HMS Revenge de Sir Francis DrakeJunto a las tropas, embarcaron también 4.000 marineros y cerca de 1.500 oficiales y caballeros en busca de aventura. Aunque las cifras varían (según si las fuentes son españolas o inglesas), en total se unieron a la expedición entre 23.000 y 27.000 hombres.

Usando una táctica parecida a la empleada el año anterior, que le había proporcionado la victoria frente a los españoles, Drake asignó sus buques a cinco escuadrones: Francis Drake dirigiría el galeón inglés "HMS Revenge"; Sir John Norreys el "Nonpareil"; su hermano, Edward Norreys el "Foresight"; Thomas Fenner el "Dreadnought" y Roger Williams al mando del "Swiftsure". Además se unió también a la expedición el conde de Essex, en contra de las órdenes expresas de la reina Isabel I.

Por varios retrasos imprevistos, el mal tiempo y el temor a quedar varado en la bahía del Golfo de Vizcaya, Drake decidió no dirigirse a Santander, donde se encontraba la mayor parte de la flota española que estaba siendo reparada, en su lugar navegó hacia Galícia para atacar la ciudad de La Coruña.

El 5 de mayo de 1589, más de 8.000 ingleses desembarcaron en las costas de la ciudad de La Coruña. Norreys tomó la parte baja de la ciudad rápidamente, matando a 500 españoles y saqueando las bodegas de vino, mientras Drake atacaba los buques españoles en el puerto, destruyendo varios de ellos. Cuando atacaron la parte alta de La Coruña, se encontraron con una ciudad fortificada y una férrea defensa que no consiguieron superar. Tras dos semanas de asedio, más de 1.000 ingleses muertos en la batalla y las noticias de que dos galeras españolas habían conseguido traspasar las líneas inglesas reabasteciendo a los defensores, los asaltantes ingleses decidieron abandonar el sitio a La Coruña.

Batalla naval España - InglaterraLas pérdidas de esta primera batalla de la Armada Invencible Inglesa fueron considerables. Habían perdido a cuatro capitanes, varios barcos y cerca de 1.300 hombres que murieron en el combate. A estas pérdidas se sumaron también 3.000 desertores que regresaron a Inglaterra tras la derrota, entre ellos, muchos holandeses.

Tampoco consiguieron apenas provisiones en la ciudad y las epidemias comenzaban a hacer mella en las tropas inglesas, sin embargo, el 19 de mayo, la flota de Drake ponía rumbo a Lisboa, su siguiente objetivo.

El plan de Inglaterra consistía en atacar Lisboa para provocar un levantamiento portugués contra España. Portugal había sido anexionado por el Imperio Español pocos años antes, en 1580, por lo que existía una gran inestabilidad política, con varios pretendientes al trono de Portugal reclamando aún sus derechos. Entre ellos, se encontraba Prior de Crato, apoyado por Isabel I de Inglaterra y a quien pretendían colocar como rey de Portugal.

La flota inglesa desembarcó a 75 kilómetros de Lisboa, en la ciudad de Peniche, el 26 de mayo de 1589. La estrategia prevista era que Norreys iría con el ejército por tierra (más de 10.000 hombres) hasta Lisboa para tomar la ciudad, aprovisionándose por el camino y sumando más hombres que se unirían al levantamiento. Francis Drake navegaría hasta el puerto y atacaría Lisboa por mar.

Defensa de Lisboa 1589El expedición por tierra hasta Lisboa fue mucho más dura de lo previsto. Los ingleses perdieron cientos de hombres en los continuos ataques de tropas españolas y portuguesas, tampoco consiguieron aprovisionarse de armas, municiones o pólvora, y apenas se sumaron adeptos a su causa. Por si fuera poco, cuando llegaron finalmente a Lisboa, la ciudad en vez de rendirse como esperaban los ingleses, se estaba preparando para la defensa. Más de 7.000 soldados portugueses y españoles aguardaban dentro de sus muros para proteger la ciudad, apoyados por cerca de 60 barcos preparados para el combate, fondeados en el puerto de Lisboa.

Tras varios días de luchas, y hostigados continuamente por los ataques de las galeras españolas, las expectativas inglesas de tomar Lisboa comenzaron a desvanecerse. Drake no había llegado a tomar parte en la batalla por lo diezmada que estaba su tripulación y las fuertes defensas españolas, por lo que decidió no arriesgarse a entrar en combate. A pesar de que Norreys llegó hasta las puertas de la ciudad, los ingleses no podían tomar Lisboa sin la artillería ni el apoyo portugués. El 11 de junio llegaron 9 galeras españolas más con más de 1.000 soldados de refuerzo lo que hundió definitivamente las pretensiones inglesas, el 16 de junio de 1589, Sir John Norreys ordenó la retirada.

El Conde Essex recibió órdenes de Isabel I de regresar a la corte junto con una negativa de enviar refuerzos para realizar un sitio a la ciudad. No se quería entrar en una guerra terrestre con Portugal, por lo que se decidió ir a por el siguiente objetivo de la expedición, establecer una base permanente en las Azores. Sin embargo, la campaña había pasado factura.

El desastre de la Contraarmada inglesa
El ataque a La Coruña había pillado por sorpresa a los españoles pero en el ataque a Lisboa, España ya había preparado sus defensas, con Alonso de Bazán y Martín de Padilla al frente de varias escuadras que causaron cuantiosas pérdidas en la Armada Inglesa.

Tras la derrota sufrida, la flota inglesa en retirada fue perseguida por los españoles, causando más bajas y hundiendo o capturando más barcos ingleses. Drake hizo un último intento de recuperar la misión. Mientras el Conde de Essex y Norris se dirigían a Inglaterra, él navegó por el Atlántico hacia las Azores con una flota ya muy diezmada y poco más de 2.000 hombres.

Las tormentas golpearon a la flota inglesa, la cual quedó dispersada perdiendo también varias naves más por el mal tiempo. Ante lo precario de la situación, Drake finalmente desistió y puso rumbo de regreso a Inglaterra. Sir Francis Drake llegó finalmente el 10 de julio de 1589 al puerto de Plymouth en Inglaterra con su buque insignia, "HMS Revenge" muy dañado y las manos vacías. La expedición de la Contraarmada había fracasado, y al igual que le sucedió a la flota española un año antes, la "Armada Invencible Inglesa" acabó en desastre, siendo considerado uno de los mayores desastres navales y militares de la historia de Inglaterra.

Firma del Tratado de Londres 1604Aunque es difícil saber las cifras del desastre la Armada Invencible Inglesa con exactitud, las diferentes fuentes inglesas y españolas estiman que murieron entre 11.000 y 15.000 hombres, perdieron cerca de 40 buques de guerra y hubo un número indeterminado de desertores (hasta 5.000). Unas cifras curiosamente muy similares con la catástrofe ocurrida un año antes en el Canal de la Mancha a la Grande y Felicísima Armada española.

El coste económico para la corona inglesa fue enorme, agotando gran parte del tesoro que Isabel I había acumulado durante su reinado. Las autoridades inglesas investigaron las causas de la derrota, y aunque no se llegó a encontrar culpables, Francis Drake fue señalado por muchos, quedando su imagen y posición social muy dañada (acabó muriendo en 1595 en el Mar Caribe en una batalla contra barcos españoles).

La guerra entre España e Inglaterra se prolongó durante unos años más, hasta que en 1604 se firmaba la paz entre ambas potencias con el Tratado de Londres, que comprendía unas condiciones favorables para España siempre que se comprometiera a no intentar restaurar el catolicismo en Inglaterra.

Felipe II, Isabel I y las Invencibles armadas española e inglesa

miércoles, 9 de marzo de 2016

Cascadia, la república del Pacífico

La idea de un Estado autónomo en la costa este del Pacífico, ocupando parte del territorio de Estados Unidos y Canadá, surgió a principios del siglo XIX y se la conoce como Cascadia o República del Pacífico (Pacific Republic). Fue concebida originalmente por el ex-presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson, pensando en crear una nueva nación en América del Norte que sería independiente del resto del país, estableciéndose en los Estados de Washington, Oregón y la Columbia Británica de Canadá.

Cascadia, República del PacíficoDos siglos después, la idea de Jefferson sigue viva. Cascadia es hoy una conocida bioregión con un proyecto secesionista muy activo, debido principalmente a la aparición de movimientos como el "Movimiento Cascadia Ahora" (Cascadia Now), que reclaman esta parte del territorio americano para construir un nuevo país sobre valores fundamentales como la ecología o el respeto a las culturas indígenas. Una especie de nación utópica, similar en parte a la de Auroville en la India, aunque mucho de un tamaño mucho mayor, ya que se convertiría en el 20º país más grande del mundo.

En 1803, tras la denominada "compra de la Luisiana" (donde Francia vendió a Estados Unidos un enorme extensión de terreno de Norteamérica, en posesión de los franceses por esa época), el presidente Thomas Jefferson quería seguir expandiéndose hacia el oeste, un territorio aún desconocido. Este hecho histórico es fundamental en la historia de Estados Unidos, ya que provocó que mucha gente comenzara a emigrar hacia el oeste en busca de nuevas tierras. Unas décadas después se produciría la Fiebre del oro de California en la época del denominado "Salvaje Oeste".

Jefferson mandó una expedición comandada por los conocidos exploradores Lewis y Clark, quienes partiendo desde el Este de Estados Unidos consiguieron llegar hasta la costa del Pacífico y volver, siendo la primera expedición terrestre en logarlo.

Territorio de Cascadia en América del NorteTras casi tres años de expedición, Lewis y Clark llegaron a la costa noroeste del Pacífico, explorando los desconocidos territorios y estudiando las tribus nativas, la geología o la biología de la zona. Lo que descubrieron era una región diversa con multitud de especies de plantas y animales que pudieron observar y estudiar. Además era una zona densamente poblada, ya que se estima que en 1800 la región tenía una población de medio millón de personas, distribuidas en docenas de tribus diferentes como los Chinook, Haida, Nootka o los Sioux.

Tras estos descubrimientos, Jefferson sugirió la idea de establecer una nación independiente en la parte occidental de América del Norte a la que denominó "República del Pacífico". Esta nueva nación sería el hogar de un "grande, libre e independiente Imperio" que estaría poblado también por colonos americanos pero separado de los Estados Unidos tanto en política como en economía. Con el tiempo se convertiría en el gran socio comercial del país.

En 1813, Thomas Jefferson envió una carta a John Jacob Astor (el miembro más prominente de la familia Astor, primer multimillonario de Estados Unidos), donde le felicitaba por la creación de Fort Astoria, un lugar de comercio que sería el primer asentamiento americano en la costa del Pacífico. En la carta, Jefferson describía Fort Astoria como "el germen de un imperio grande, libre e independiente a este lado de nuestro continente".

Zona de las Cascadas, río ColumbiaEn estos años fue también cuando surgió por primera vez el término "Cascadia" para denominar a la región. Se le atribuye al naturalista escocés David Douglas, quien en la década de 1820 exploró la región en profundidad. Mientras buscaba plantas en 1825 cerca de la garganta del río Columbia, se encontró con una zona de cascadas.

En sus diarios escribió que el lugar estaba lleno de grandes cascadas para denominarla simplemente como "Las Cascadas". Posteriormente las montañas del lugar se las denominarían la cordillera de las Cascadas. Aunque no fue hasta 1892 que se usó el término Cascadia por primera vez para dar nombre a un asentamiento del condado de Lynn en Oregón.

Esta nueva región del país, creó un gran debate durante las siguientes décadas, sobre cuál iba a ser su situación legal, ya que había diferentes puntos de vista sobre si debía pertenecer a Estados Unidos, a Gran Bretaña o ser independiente. En 1843, los colonos que ya se habían establecido en Oregón, crearon su primer gobierno provisional y comenzaron a promulgar sus propias leyes.

Bioregión de CascadiaPocos años después, en 1846, esta "República del Pacífico", estuvo cerca de crearse ya que se adoptó una resolución (apoyada principalmente por británicos) para que se constituyera un país independiente. Sin embargo se decidió retrasar la formación del gobierno por si Estados Unidos ampliaba su jurisdicción, algo que hizo poco después, tomando el control de gran parte de la Región.

Tras la Guerra de Secesión estadounidense, muchos colonos del territorio de Oregón reaccionaron ante la inestabilidad de la Unión (formada por varios Estados del Norte), reclamando la independencia. A esto se sumó la simpatía de muchos californianos que buscaban también el restablecimiento de la República de California como una entidad independiente. Estos movimientos independentistas no consiguieron su objetivo, aunque se asentó un fuerte sentimiento regionalista.

Esta zona del norte de California y el sur de Oregón, es una región mayoritariamente rural que ha intentado en numerosas ocasiones su independencia del resto del país. Es conocida como el Estado de Jefferson o el Estado del Pacífico, en honor al presidente de Estados Unidos y su idea de una nación libre e independiente en la costa noroeste.

Intento independencia Estado de Jefferson 1941Probablemente el más llamativo intento de creación del Estado de Jefferson fue el que se produjo en 1941, cuando un grupo de personas armadas con fusiles de caza cortaron la carretera 99 al sur de Yreka (California). Repartieron copias de una supuesta proclamación de independencia en las que decía que el Estado de Jefferson estaba en rebelión patriótica contra los estados de California y Oregón.

El Estado de Jefferson llegó incluso a nombrar a su propio gobernador, John C. Childs, sin embargo la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial tras el ataque de Pearl Harbour el 7 de diciembre de 1941, disolvió rápidamente este movimiento, ya que poca gente estaba a favor en esos momentos de dividir el país. Curiosamente, esta región que comprendía el Estado de Jefferson fue uno de los pocos lugares continentales atacado en la Segunda Guerra Mundial, cuando el piloto japonés Nobuo Fujita lanzó varias bombas en la costa de Oregón en septiembre de 1942.

Mapa de Cascadia según David McCloskey A partir de 1970 el proyecto de Cascadia comenzó a resurgir nuevamente. David McCloskey, profesor de sociología de la Universidad de Seattle, describió la región como "Cascadia", con una extensión mayor de territorio donde se incluyen jurisdicciones del norte de California, Oregón, Washington, Idaho, Montana, la Columbia Británica, y el sudeste de Alaska. McCloskey considera que Cascadia es algo que trasciende las definiciones políticas o geográficas, siendo más una identidad cultural e ideológica.

En el año 2004 surgió el mayor grupo que promueve la idea de Cascadia, denominado Cascadia Now!, con miles de seguidores y docenas de miembros activos por toda la costa noroeste. Cascadia Now! es una organización sin ánimo de lucro que en realidad no apoya la secesión o cualquier forma de organización política, sino que en se centra en Cascadia como un movimiento positivo cultural y social. Existen también otros grupos que reclaman la independencia de Cascadia como el "Cascadian Independence Party", organizados principalmente a través de Internet, o movimientos menores por la "República de Cascadia".

En la actualidad, Cascadia es una bioregión formada por más de 75 ecoregiones unidas por un geografía, una ecología y una cultura común. Sus dos símbolos principales son un árbol de pináceas, para representar el ecologísmo y la protección del medio ambiente; y un tótem, como vínculo con las culturas indígenas y el respeto a los animales. También cuenta con una bandera propia, conocida como la "Bandera Doug" (Doug Flag) o simplemente la "Bandera de Cascadia". Con un abeto de Oregón en el centro, la bandera está formada por tres colores: azul que representa el cielo y el Océano Pacífico; blanco como símbolo de las nubes y la nieve; y verde para representar los bosques y la naturaleza.

Bandera de Cascadia - Doug FlagSi bien la independencia de Cascadia es poco probable, debido principalmente al fuerte nacionalismo estadounidense y canadiense, o las buenas relaciones entre los dos países, Cascadia sigue siendo hoy en día un proyecto vivo.

Los seguidores del equipo de fútbol Portland Timbers, conocidos como Timbers Army, utilizan habitualmente una bandera Doug gigante en el estadio. Este símbolo es utilizado también por cervecería y destilerías locales para etiquetar sus productos, en algunos casos con un "Fabricado en la República de Cascadia" inscrito. También se ha extendido en la cultura popular, el videojuego Mirror's Edge Catalyst se desarrolla en una ciudad desconocida ubicada en "Cascadia Prime".

De conseguir la independencia, Cascadia sería el hogar de más de 15 millones de personas, una gran economía productora de bienes y servicios, y el 20º país más grande del mundo por extensión. Con más de 1.300.000 kilómetros cuadrados, esta "República del Pacifico" sería del tamaño de Mongolia con una población similar a la de Guatemala o Ecuador. Por el momento, la idea original de Jefferson sigue siendo una utopía.


Movimiento Independencia de Cascadia
Loading...