jueves, 28 de enero de 2016

Ludwig Leichhardt, el príncipe de los exploradores

Friedrich Wilhelm Ludwig Leichhardt fue un naturalista y explorador nacido en Sabrodt (Trebatsch), en la antigua Prusia (Alemania), en 1813. Tras viajar a Australia en 1842, exploró y realizó investigaciones en un territorio hasta entonces casi desconocido e inexplorado, el continente australiano (Oceanía).

Explorador Ludwig LeichhardtSu desaparición años después se convirtió en un misterio que nunca ha podido ser resuelto, a pesar de ello, Ludwig Leichhardt pasó a ser conocido como "el príncipe de los exploradores", gracias a sus descubrimientos y su contribución a la ciencia. Uno de los grandes exploradores de la historia, que aún siendo alemán, fue llegado a ser aclamado como un héroe en Australia.

Hijo de un granjero que desempeñaba el cargo de inspector real de turba, entre 1831 y 1836, Leichhardt estudió filosofía, lenguaje y ciencias naturales en las Universidades de Göttingen y Berlín aunque nunca llegó a graduarse. En esa época conoció a los hermanos John y William Nicholson con quien haría una gran amistad y se mudaría con ellos a vivir a Inglaterra en 1837. Allí continuó sus estudios de ciencias naturales en varios lugares, entre ellos el Museo Británico o el Jardin des Plantes en París.

Fotografía de Ludwig LeichhardtEl 14 de febrero de 1842, Leichhardt llegó a Sidney, Australia, con el objetivo de explorar el interior del continente. En septiembre viajó al valle del rio Hunter, al norte de Sidney, para estudiar la geología, flora y fauna de la región y observar los métodos de cultivo. Luego emprendió su propio viaje de recolección de muestras que lo llevó desde Newcastle en Nueva Gales del Sur hasta la Bahía Moreton en Queensland.

Tras regresar a Sidney a principios de 1844, Leichhardt esperaba tomar parte de una expedición patrocinada por el gobierno que lo llevaría desde la Bahía de Moreton hasta Port Essington (300 kilómetros al norte de Darwin, en el Territorio Norte). Cuando el proyecto fracasó, el explorador alemán decidió montar su propia expedición acompañado por voluntarios y con el apoyo de financiación privada.

La primera expedición de Leichhardt partió de Sidney en agosto de 1844 navegando rumbo a la Bahía Moreton donde se unieron cuatro personas más al grupo. Desde allí comenzó el viaje por tierra el 1 de octubre 1844 desde Jimbour, el puesto más alejado del asentamiento en la región de Queensland Darling Downs.

Después de cerca de 4.800 kilómetros (3.000 millas) de viaje por el interior del continente australiano (y tras haber sido dado ya por muerto), Leichhardt llegó finalmente a Port Essington el 17 de diciembre de 1845. Desde allí, regresó a Sidney en barco, llegando el 25 de marzo de 1846 donde le recibieron como a un héroe. Leichhardt había descubierto en su expedición la Ruta Norte-Este a través del continente.

Mapa expedición Ludwig LeichhardtSus exactas y metódicas descripciones, fueron recopiladas en un diario de viaje publicado originalmente en alemán con el título "Tagebuch einer Landreise in Australien von Moreton-Bay nach Port Essington während der Jahre 1844 und 1845" (Diario de un viaje continental en Australia de Bahía Moreton hacia Puerto Essington durante los años 1844 y 1845).

Leichhardt descubrió numerosos yacimientos enormes de carbón que contribuyeron decisivamente en el desarrollo económico posterior del país. Además, gracias a sus anotaciones, en los años siguientes aventureros y colonizadores se lanzaron a conquistar tierras vírgenes en esa zona (hasta entonces inexplorada) del continente australiano.

Este histórico libro de Ludwig Leichhardt es de Dominio Público y se puede consultar de manera online gracias al Project Gutenberg de Australia, la versión en inglés: Journal of an Overland Expedition in Australia

En el muro norte de la iglesia de St James en Sidney se puede encontrar un monumento a John Gilbert, uno de los compañeros de Leichhardt que murió durante la expedición. Bajo las palabras "Dulce et Docorum Est Pro Scientia Mori", la inscripción en el monumento indica que fue construido por los colonos de Nueva Gales del Sur y dice lo siguiente (literalmente):

Monumento a John Gilbert - Iglesia de St James"En memoria de John Gilbert, ornitólogo, que fue lanceado por los negros el 29 de junio 1845 durante la primera expedición por tierra a Port Essington del Dr. Ludwig Leichhardt y sus intrépidos compañeros".

La segunda expedición de Leichhardt fue subvencionada por el gobierno y por varias y sustanciales contribuciones privadas. Comenzó en diciembre de 1846 y debía llevar al explorador desde Darling Downs hasta la costa oeste de Australia, si era posible, llegar hasta el Río Swan y Perth. Sin embargo, tras recorrer unos 800 kilómetros, la expedición se vió obligada a regresar en junio de 1847 debido a las fuertes lluvias, la malaria y el hambre.

El 24 de mayo de 1847, la Royal Geographical Society entregó uno de sus mayores galardones, la "Patron's Medal" a Ludwig Leichhardt como reconocimiento por su gran labor al conocimiento del continente australiano. El mismo Leichhardt nunca llegó a ver esta medalla (aunque si llegó a enviar una carta de agradecimiento), ya que se encontraba examinando el río Condamine, el sur de Queensland, preparando la siguiente expedición.

Uno de los campamentos de Leichhardt durante la exploración de AustraliaEn 1848 comenzaba la que sería la última expedición de Leichhardt. Partiendo desde el Río Condamine, pretendía llegar al Río Swan, buscando una ruta continental hasta Perth. La expedición constaba de Leichhardt, cuatro europeos (Adolph Classen, Arthur Hentig, Donald Stuart y Kelly), dos guías aborígenes (conocidos como Wommai y Billy Bombat), siete caballos, 20 mulas y 50 novillos. Además de numerosos víveres, armas y pólvora, llevaban diversos instrumentos de medición para poder estudiar la flora y fauna del lugar.

La expedición de Leichhardt fue vista por última vez el 3 de abril 1848 en el rancho McPherson, Coogoon, en el Darling Downs. Su desaparición después de comenzar adentrarse en el interior del continente, aunque ha sido ampliamente investigada, sigue siendo un misterio. Se esperaba que la expedición les llevara de dos a tres años, pero tras no recibirse ninguna señal o carta de Leichhardt, se les dio por muertos. La última evidencia más reciente, sugiere que pudieron haber perecido en algún lugar del Gran Desierto Arenoso del interior de Australia.

Cuatro años después de la desaparición de Leichhardt, el Gobierno de Nueva Gales del Sur envió una expedición en su búsqueda. La expedición no encontró más que un único camping en el que había un árbol marcado con una "L". En 1858 se envió una nueva expedición de búsqueda que halló otros dos árboles marcados con una "L".

Expedición para buscar a LeichhardtEn 1864 Duncan McIntyre descubrió dos árboles marcados con "L" en el río Flinders, cerca del Golfo de Carpentaria. Al regresar a Victoria, McIntyre telegrafió la Royal Society de Londres el 15 de diciembre 1864, para informarles de que había encontrado dos árboles marcados con "L" y que las marcas tendrían sobre 15 años de edad. Posteriormente fue nombrado líder de una nueva expedición de búsqueda, pero no encontró ningún rastro más de Leichhardt.

El misterio del destino de la expedición de Leichhardt permaneció en la mente de los exploradores durante muchos años. Durante una expedición de David Carnegie en 1896, se encontró con algunos aborígenes que tenían entre sus pertenencias una estaca de hierro, la tapa de una caja de cerillas y parte de la forja de una silla de montar. Carnegie especuló que se trataba de la expedición de Leichhardt.

El último rastro corroborado que se tiene de Leichhardt es una pequeña placa de bronce que encontró un ganadero aborigen en 1900 en Sturt Creek, entre los desiertos Tanami y el Gran Desierto Arenoso. Justo en el interior occidental de Australia, en la frontera con el Territorio Norte. La placa está marcada como "Ludwig Leichhardt 1848" y pertenecía a la escopeta del explorador, está expuesta en la colección del Museo Nacional de Australia.

La expedición de Leichhardt o sus restos nunca han podido ser hallados y es considerado uno de los grandes misterios de la historia de los exploradores. Para muchos investigadores la expedición simplemente se perdió y murieron deshidratados, sin embargo, en 2003 se encontró una carta en la Biblioteca del Estado de Nueva Gales del Sur que sugiere que el explorador pudo ser asesinado por aborígenes.

Una carta con fecha del 2 de abril de 1874, fue recibida por un clérigo de Sidney llamado William Branwhite Clarke y escrita por WP Gordon, dueño de un rancho de Darling Downs. Gordon había llegado a conocer a Leichhardt en los días anteriores a su partida y en la carta cómo el mismo Gordon se trasladó a Wallumbilla y tras haber vivido allí durante más de 10 años, hizo amistad con la tribu Wallumbilla, compartiendo con él sus historias y folclore. Una de las historias se refería a la muerte de un hombre blanco que lideraba un grupo de mulas y bueyes a lo largo del río Maranoa muchos años antes. Según le relataron, un numeroso grupo de aborígenes había rodeado a la expedición y los había matado a todos.

Se ha especulado con que si la historia era cierta, las pertenencias de la expedición fueron probablemente comercializadas ampliamente tras la masacre, lo que explicaría cómo se encontraron artículos que sólo podría haber venido de la expedición de Leichhardt en el Desierto de Gibson o que se encontrara la culata de un rifle con la placa de cobre a 4.000 kilómetros al oeste del río Maranoa.

Si bien su desaparición sigue siendo un misterio, el legado y la contribución a la ciencia de Ludwig Leichhardt son indiscutibles. Su exitosa expedición a Port Essington en 1845 le supuso un gran reconocimiento con los premios que le entregaron las mundialmente conocidas "Sociedades Geográficas" de Londres y Paris. Prusia reconoció su logro de una manera más peculiar, le otorgó un indulto real por no haber regresado a Prusia para cumplir con su formación militar obligatoria.

Árbol de LeichhardtLa expedición de Port Essington es aún hoy, uno de los más largos viajes de exploración de la tierra en Australia que se han hecho. Leichhardt dejó además constancia de todas sus observaciones, consideradas muy precisas, entre 1842 y 1848 en diarios, cartas, cuadernos de dibujo, libros, mapas, y en sus obras publicadas.

Australia ha conmemorado a Ludwig Leichhardt en numerosas ocasiones y lugares como una de las figuras más importantes en la (corta) historia documentada del continente australiano. Un suburbio en el oeste interior de Sydney, un suburbio de Ipswich; la carretera y el río Leichhardt en Queensland; una especie de árbol de eucalipto; una cascada o una cadena montañosa; o incluso un club de fútbol, llevan el nombre de Leichhardt en honor de este naturalista, conocido como "el príncipe de los exploradores"

En palabras del propio Friedrich Wilhelm Ludwig Leichhardt cuando fue condecorado:

"He tenido el placer de escuchar que la Sociedad Geográfica en Londres me ha concedido una de sus medallas, y que la Sociedad Geográfica parisina me ha conferido un gran honor similar. Naturalmente estoy muy contento de pensar que dichas autoridades me consideran digno de tal honor, pero lo que he hecho, nunca ha sido por el honor. He trabajado por el bien de la ciencia, y para nada más".

Ruta de la gran expedición de Leichhardt

lunes, 11 de enero de 2016

Kyaiktiyo, la pagoda sobre la roca dorada

La pagoda Kyaiktiyo, conocida popularmente como la Roca dorada o la Roca de oro (Golden Rock), es uno de los lugares de peregrinación budista más importantes de Birmania. Se trata de una pequeña pagoda de poco más de 7 metros construida en la cima del monte Kyaiktiyo, en el estado de Mon (Birmania), sobre una enorme roca de granito de cinco metros cubierta con hojas de oro pegadas por los devotos que la proporcionan su llamativo color dorado.

Kyaiktiyo, la pagoda sobre la roca doradaTanto la "gran roca de oro" como el templo, se encuentran en una posición que parecen desafiar la gravedad. Según la leyenda, la gran roca se asienta sobre un mechón de pelo de Buda y verla es suficiente inspiración para cualquier persona para convertirse al budismo. En la lengua local, "Kyaiktiyo" ("Kyaik-htiyo"), significa "pagoda sobre la cabeza de un ermitaño".

La historia de la pagoda Kyaiktiyo sobre la roca dorada se basa en la leyenda sobre su origen. El mito nos cuenta que Buda, en una de sus muchas visitas, entregó un mechón de cabello al ermitaño Taik Tha. El ermitaño lo guardó en su propio cabello y posteriormente se lo entregó al rey para que lo consagrara en una gran roca. El rey había heredado poderes sobrenaturales de su padre, un Zawgyi (un alquimista muy hábil) y su madre, una princesa dragón Naga. Finalmente localizó la roca que buscaba en el fondo del mar.

Vista pagoda Kyaiktiyo, roca de oro, BirmaniaCon la ayuda de Śakra, el gobernante de Trāyastriṃśa (un mundo que sería similar al cielo en el Hinduismo y el Budismo), encontraron el lugar perfecto en Kyaiktiyo donde colocar la roca de oro y construir encima una pagoda donde consagrar el cabello de Buda, el cual sostendría la roca y la impediría caer colina abajo.

El barco que fue utilizado para transportar la roca se convirtió en piedra según el mito y es otro lugar de adoración conocido como Kyaukthanban (barco de piedra), situado a unos 300 metros de la pagoda.

La pagoda Kyaiktiyo está situada a 1.100 metros sobre el nivel del mar. Según la leyenda, los peregrinos que asciendan hasta el templo desde un campamento base situado cerca del pueblo de Kinpun, tres veces consecutivas en un año, serán bendecidos con la riqueza y el reconocimiento. Esta larga caminata es realizada todos los años por numerosos devotos como parte de los ritos de peregrinación, recorriendo una distancia de once kilómetros a pie entre Kinpun y a la pagoda.

Monje pagoda KyaiktiyoPara los visitantes, la llegada al templo también tiene sus dificultades. La pagoda se encuentra cerca del pueblo de Kyaikto (estado de Mon, Myanmar), en la cima del Monte Kyaiktiyo, en una remota y densa jungla.

El acceso clásico hasta la Roca de oro es desde el cercano pueblo de Kyaikto, si bien tiene su peligrosidad por la cantidad de rocas de granito encaramadas en la montaña, en condiciones precarias, que amenazan constantemente con rodar colina abajo. Al llegar a la cima de montaña se encuentran dos grandes leones que guardan la pagoda Kyaiktiyo. Desde este lugar, conocido como Yatetaung, los peregrinos y visitantes tienen que dejar su calzado y llegar hasta la Roca de oro descalzos según la costumbre birmana.

En 1999 se terminó la construcción de una pista asfaltada en la montaña y se puede llegar en autobús hasta Yatetaung, durando el trayecto aproximadamente una hora por una estrecha y peligrosa carretera (solo se permite el acceso a la carretera a los conductores del lugar).

pagoda Kyaiktiyo de nocheLa Roca dorada mide 7,6 metros de altura y tiene una circunferencia de 15 metros, la pagoda situada encima de la roca mide 7,3 metros. Esta enorme roca se asienta de forma natural sobre una plataforma de roca inclinada, con un área de contacto muy pequeña, en un perfecto equilibrio sin ningún elemento externo que la fije como pegamento o cemento. Su característico color dorado se debe a que los fieles y peregrinos colocan sobre su superficie hojas y pan de oro y se cree que llegó hasta esa curiosa posición por una erupción volcánica.

Desde la roca hay una caída vertical hasta el valle, teniendo desde arriba unas vistas espectaculares de la zona. El complejo que rodea la pagoda alberga varias plataformas de observación, otras pagodas y santuarios budistas, aunque son la pagoda Kyaiktiyo y su Roca de oro las que se han convertido no solo en un importante lugar de peregrinación budista si no también en una gran atracción turística.

pagoda Kyaiktiyo de nocheEntre los meses de noviembre y marzo se puede presenciar una gran atmósfera de devoción en torno a la pagoda Kyaiktiyo. La roca de oro brilla en diferentes tonos durante todo el día (destacando la vista al amanecer y al atardecer) y los cantos de los peregrinos reverberan en las inmediaciones.

Por la noche, la iluminación con velas, la meditación y las ofrendas a Buda son continuas. Los hombres deben cruzar un puente colgado sobre el abismo para colocar las hojas de oro como símbolo de profunda veneración (a las mujeres no les está permitido tocar la Roca de oro).

El día más especial de las celebraciones se produce cada año en la denominada "Luna Llena de Tabaung", a finales de febrero o principios de marzo. En ese día, la plataforma de la pagoda de ilumina con 90.000 velas y los peregrinos y devotos que visitan la pagoda llevan además fruta, comida e incienso como ofrenda a Buda.

Pagoda Kyaiktiyo - Roca dorada

Leones Kyaiktiyo Pagoda

Kyaukthanban, el barco de piedra

Gran roca de oro y Pagoda Kyaiktiyo

Kyaiktiyo Pagoda Golden Rock

Loading...