martes, 27 de agosto de 2019

La Casa de Papel, los hechos reales de la serie

Creada por Álex Pina y producida por Atresmedia, La Casa de Papel es una de las series de televisión de más éxito realizadas en España de todos los tiempos, siendo posteriormente adquiridos los derechos para su emisión por Netflix.

Los hechos reales de la serie La Casa de PapelSu trama de acción e intriga, con el trasfondo de un elaborado robo a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de su primera temporada, se ha demostrado una combinación perfecta que ha acumulado millones de seguidores en todo el mundo.

Si bien se trata de una serie de ficción, algo no muy conocido es que parte de la historia de la Casa de Papel está basada en hechos reales, con una trama principal inspirada en un auténtico robo ocurrido unos años antes, y contando además con otros elementos de la serie, tanto en su primera como segunda temporada, que tienen también, junto a los elementos de ficción, una verdadera historia detrás.

Este recurso en realidad suele ser algo habitual utilizado en muchas series de éxito durante los últimos años, como hemos podido ver con los verdaderos Peaky Blinders, una banda real que inspiró la popular serie británica ambientada en la Inglaterra de los años 20; o la también exitosa "Vikingos", basada en su mayor parte en la historia de Ragnar Lodbrok, el legendario jefe vikingo del siglo IX.

Por el tema del artículo, avisamos al lector que el contenido puede contener Spoilers, y si aún no has visto la serie se podrían revelar partes de la trama.

El verdadero atraco


La primera temporada de La Casa de Papel se centra en el atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, situada en Madrid, en un perfecto plan elaborado por un personaje conocido como "El Profesor" (interpretado por Álvaro Morte), y quien es el autor intelectual del mayor robo de la historia.

Para llevar a cabo su plan, el profesor recluta a un grupo de personas, cada uno con una tarea asignada durante el robo y un nombre de ciudad para identificarse entre ellos, como Tokio (Úrsula Corberó), Moscú (Paco Tous), Berlín (Pedro Alonso), Nairobi (Alba Flores), Río (Miguel Herrán), Denver (Jaime Lorente) o Helsinki (Darko Peric). Una vez dentro del edificio y tras capturar rehenes, tendrán que lidiar con la policía, con la inspectora de policía Raquel Murillo al mando del caso, imprimir miles de millones de euros durante varios días y escapar con el botín.

La policía se prepara durante el Robo del siglo en ArgentinaUn increíble atraco aparentemente de ficción pero que en buena parte se basa en un verdadero robo que se produjo de forma similar unos años antes, y que sirvió de inspiración para la trama de la serie La Casa de Papel.

Tanto el argumento de la primera temporada de la serie, como también la segunda temporada con el robo del oro en el Banco de España y las cajas de seguridad (cuyo "modus operandi" es muy parecido), se basan en un gran robo que se produjo en el año 2006 en Argentina y al que se denominó "El atraco del siglo".

El 13 de enero de 2006 un grupo de seis ladrones enmascarados daban un espectacular golpe atracando la sucursal del Banco Río en Acassuso (Buenos Aires). Los ladrones tomaron 23 rehenes mientras más de 200 policías se acumulaban en el lugar para intentar resolver la situación. El robo estaba además siendo retransmitido en directo por varias cadenas de televisión.

El complot perpetrado en este increíble golpe fue muy similar a la trama de la serie. Los atracadores hicieron creer a la policía y a las fuerzas especiales que se trataba de un robo bancario normal que empezaba a salir mal, tomando rehenes dentro. Se habían preparado el golpe a conciencia, estudiando los manuales y libros de negociación de la policía, por lo que la policía creyó que lo tenía todo bajo control y que se trataba de un robo frustrado, sin embargo lo que estaban haciendo los atracadores era ganar tiempo.

Los ladrones no llevaban máscaras de Dalí como en la serie, pero iban disfrazados: mientras uno de ellos iba vestido con un traje gris como un ejecutivo, otro llevaba un delantal de médico, otro atracador llevaba una peluca rubia y dos de ellos estaban encapuchados.

El plan de escape del robo al Banco Rio en AcassusoAl igual que en la serie se vivieron auténticos momentos de tensión durante el espectacular robo. Las unidades de intervención de la policía subieron al tejado para intentar entrar al edificio, pero en ese momento el cabecilla de la banda tomó un móvil, llamó a la policía, y avisó de que si no sacaban a los agentes del tejado de inmediato mataría un rehén en vivo y en directo.

Tras conseguir pizzas y gaseosas para soportar las casi ocho horas de tensión que se vivieron, cuando la policía finalmente decidió entrar al banco, los ladrones ya habían escapado por un túnel que habían construido durante varios meses antes.

Para su escapada utilizaron dos lanchas inflables, navegando por los desagües subterráneos que comunicaban con el túnel que habían excavado previamente, y donde además habían construido un pequeño dique. Aunque la cantidad robada nunca se llegó a saber con exactitud, se cree que consiguieron robar entre 8 y 15 millones de dólares.

Durante el "robo del siglo" consiguieron abrir y vaciar 145 cajas de seguridad que tenía el Banco en el sótano, algo que podemos ver reflejado en la segunda temporada de la serie cuando atracan el Banco de España y acceden a su cámara acorazada. Las armas utilizadas durante el auténtico robo de Argentina resultaron ser de juguete, dejando los ladrones en el interior del banco un peculiar mensaje para la policía:

"En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores".

El mensaje que dejaron los atracadores del Banco Rio en Argentina

Como curiosidad, existe otro histórico robo que también guarda varias similitudes con la historia de La Casa de Papel. Se produjo en julio de 1976 en Niza (Francia), cuando un grupo de ladrones consiguió acceder a la sede del banco Société Générale a través de un túnel.

Albert Spaggiari fue el cerebro de la operación, ideando el golpe y reclutando personalmente a un grupo de 20 personas, cada una de ellas especialistas en su campo. El grupo accedió a la cámara de seguridad del banco, permaneciendo tres días en su interior abriendo cajas de seguridad y robando en total 60 millones de francos. Fue uno de los mayores robos de guante blanco de la historia.

El verdadero Profesor


El personaje de "El Profesor" (Sergio Marquina) es el autor intelectual y el auténtico cerebro del golpe. Se trata de un personaje basado en una persona real y quien fue el ideólogo del atraco en Argentina, Fernando Araujo.

Fernando Araujo, el verdadero profesor que inspiró La Casa de PapelAl igual que vemos en la serie con El profesor en La Casa de Papel, Fernando Araujo era un hombre muy bien educado, con estudios universitarios, sin ningún antecedente criminal, y con amplios conocimientos de artes marciales, siendo también profesor de jiu-jitsu. En otra clara similitud con la serie, la afición de Fernando era la pintura, y su taller estaba localizado muy cerca del banco donde se perpetró el robo.

La motivación principal del robo no era únicamente el dinero, y tal como se refleja en la serie, se buscaba dar un golpe al sistema capitalista y ganar así la aprobación de la gente a pesar de tratarse de un delito. Fernando planeó el robo durante dos años y fue él mismo quien reclutó al equipo que entraría finalmente al banco.

En la banda de Fernando Araujo había también una persona clave, Sebastián García Bolster, apodado "el ingeniero". Según la investigación de la policía, García Bolster fue la persona que llevó las ideas de Fernando Araujo a la práctica, planeando la construcción del túnel para escapar, y quien ideó una herramienta hidráulica capaz de abrir las cajas fuertes en menos de un minuto, e incluso inventó un traje especial capaz de burlar las alarmas. Tampoco tenía antecedentes penales, contaba con estudios superiores y, según la versión de la policía, fue quien estuvo fuera del banco esperando al otro lado del túnel.

Si bien García Bolster siempre negó su participación en los hechos, es posible que el personaje de El profesor de La Casa de Papel se basara en estas dos personas reales, aunando sus habilidades conjuntas en un solo personaje.

Diferentes finales


En La Casa de Papel el enfrentamiento con la policía es inevitable, lo que lleva a que se produzcan intervenciones por parte de las fuerzas especiales y varios tiroteos. Los protagonistas consiguen finalmente escapar de la policía y huir con el botín, pero el precio a pagar es que varios de sus compañeros mueren durante el robo, y no todos pueden disfrutar su nueva vida como millonarios.

La Cámara de seguridad del Banco Rio en AcassusoEl robo al Banco Río de Acassuso terminó de una forma diferente. Los ladrones inicialmente escaparon de la policía gracias a su elaborado plan, pero no pasaría mucho tiempo hasta que fueran detenidos, debido a que la esposa de uno de los participantes les delató porque éste pensaba fugarse con su amante.

Los miembros de la banda cumplieron penas menores a cinco años gracias a que nadie resultó herido y no utilizaron en ningún momento armas de fuego, pero del botín únicamente se consiguió recuperar "oficialmente" un millón de dólares. Nunca se encontró el resto del dinero sustraído.

Otros hechos reales y ficticios de la serie


Existen varias referencias a otra situaciones reales que, en algunos casos, se indican abiertamente en la serie, como la Crisis de rehenes del teatro Dubrovka de Moscú ocurrida en 2002, y que es utilizada como modelo de operativo por parte de la policía en la segunda temporada de La Casa de Papel, durante el robo al Banco de España.

El interior del Banco de España es totalmente ficticio, debido a que no se permitió al equipo de producción visitar el edificio real y replicarlo en un set de cine. Según dijo el propio equipo, se construyó un decorado con muchos tonos grises, basándose para ello en "El Valle de los Caídos", ya que buscaban dar un tonto "dictatorial" al edificio.

La máscara de Dalí y la de AnonymousLas máscaras de Dalí son claramente inspiradas en las famosas máscaras utilizadas por Anonymous, popularizadas a nivel mundial gracias a la película "V de Vendetta" (2006).

En este caso se trata de una referencia cinematográfica inspirada en esta película, cuyo argumento se basa en la historia de Guy Fawkes, con su conocida escena en la que cientos de personas acuden ataviadas con máscaras a desafiar a la policía y al sistema.

El motivo por el que se eligió para las máscaras del robo el rostro del famoso pintor surrealista español Salvador Dalí, es porque Dalí dijo en varias ocasiones la importancia de "causar confusión y no limitar la imaginación", exactamente lo que están haciendo el profesor y su banda durante el atraco.

Curiosidades sobre los personajes


Mientras el plan para robar la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre es obra del Profesor, en la segunda temporada vemos que el siguiente plan, el asalto al Banco de España, está ideado originalmente por su hermano Andrés (Berlín).

Arséne Lupin y Berlin de La Casa de PapelSi bien en este caso el personaje de Berlín no está aparentemente basado en ninguna persona real, en la serie vemos que lleva una vida bohemia, ideando un plan perfecto para un gran robo, y que curiosamente guarda ciertas similitudes con Arsenio Lupin, el aristocrático ladrón de guante blanco creado por el escritor francés Maurice Leblanc, que se caracteriza por su elegante forma de vestir, su constante ironía y su toque infantil y juguetón.

Aunque se trata de un personaje ficticio, Lupin está en realidad basado en Marius Jacob, un inteligente ladrón conocido por su gran sentido del humor y por sus tendencias anarquistas. Un guiño en este sentido lo podemos ver en la serie con la canción "Bella ciao" un popular himno partisano de la Italia antifascista que, además de ser interpretada por Berlín y El Profesor como recuerdo a su padre, aparece en la serie en momentos emblemáticos como símbolo de libertad.

El peculiar gesto de la inspectora Raquel Murillo (interpretada por Itziar Ituño), recogiéndose el cabello con un lápiz cuando contacta con los ladrones o para concentrarse, en realidad no es casual, ya que se basa en el típico gesto con la cinta morada que utiliza Violet Baudelaire, uno de los personajes principales de la serie de libros infantiles "Una serie de eventos desafortunados" escrita por Lemony Snicket

Como última curiosidad, el personaje de "Tokio", desde su corte de pelo hasta su estilo de vestir, está inspirado en el personaje de Mathilda (interpretado por Natalie Portman) en la película "El profesional" (Léon) de 1994.

Wallpaper La Casa de Papel

miércoles, 21 de agosto de 2019

Islas Pitcairn, el país menos poblado del mundo y su curiosa historia

Situadas en la Polinesia, en el Océano Pacífico, encontramos las islas Pitcairn, un conjunto de cuatro islas de origen volcánico que, con apenas 50 habitantes, ostentan el título ser el país menos poblado del planeta, además de contar con una curiosa historia, ya que casi toda su población son descendientes del histórico motín del HMS Bounty en 1789.

Islas Pitcairn, el país menos poblado del mundoOficialmente denominadas Territorio británico de ultramar Islas Pitcairn, Henderson, Ducie y Oeno, se trata de un archipiélago de cuatro islas dispersas en varios cientos de millas de océano, sumando entre ellas una superficie terrestre combinada de aproximadamente 47 kilómetros cuadrados.

La más grande de todas ellas es la isla Henderson, representando el 86% de la superficie terrestre, pero es únicamente la isla Pitcairn la que esta habitada, siendo también el lugar donde se sitúa Adamstown, la capital de las Islas Pitcairn.

Pertenecientes geográficamente a Oceanía, los primeros pobladores conocidos de las Islas Pitcairn fueron polinesios que al parecer vivieron durante varios siglos en las islas Pitcairn, Henderson, y en la Isla Mangareva, situada a 540 kilómetros al noroeste. A pesar de las largas distancias en canoa que debieron recorrer, se cree que se formaron lazos sociales entre las tres islas, intercambiando bienes que les sirvió para prosperar, hasta que los limitados recursos se agotaron y las poblaciones humanas de estas islas se extinguieron.

Las primeras islas en ser descubiertas por los europeos fueron las islas Ducie y Henderson, cuando el portugués Pedro Fernandes de Queirós llegó en enero de 1606 a las islas y las dio el nombre de "La Encarnación" (isla Ducie) y "San Juan Bautista" (isla Henderson), aunque algunos historiadores señalan que "San Juan Bautista" podría haber sido en realidad la propia isla Pitcairn.

En todo caso, el nombre de la isla se le otorgaría más de un siglo después, cuando el 3 de julio de 1767 la tripulación del barco británico "HMS Swallow" avistó la isla por primera vez. Robert Pitcairn, un joven miembro de la tripulación de quince años, fue el primero en ver la isla, recibiendo el nombre en su honor.

El motín del BountyCuando este archipiélago de islas fue descubierto por los europeos ya estaban deshabitadas, y sería un suceso histórico que ocurriría dos décadas después lo que cambiaría la historia de las islas, el famoso motín del HMS Bounty.

El 28 de abril de 1789, navegando por el sur del Océano Pacífico, un grupo de tripulantes insatisfechos del barco de la armada británica HMS Bounty, se amotinaron y tomaron el control de la embarcación. Los amotinados del Bounty navegaron originalmente hasta Tahití, y posteriormente pusieron rumbo hacia otro lugar más seguro para escapar de la justicia británica, llegando a las islas Pitcairn en enero de 1790, donde finalmente decidieron asentarse.

Cuando llegaron a la isla, el grupo de amotinados y los rehenes que habían capturado en Tahití desembarcaron todos los enseres del barco, desmontaron casi por completo la nave para usar la madera y prendieron fuego al resto que quedó para no ser encontrados, quedando sin medios para escapar. Como curiosidad, el naufragio del Bounty aún es visible en el agua, en una zona de la isla actualmente conocida como "Bounty Bay".

La isla estaba deshabitada, virtualmente inaccesible, y además contaba con abundante comida, agua y tierra fértil, por lo que aparentemente contaban con todos los medios para establecerse y sobrevivir, sin embargo el primer asentamiento en las islas Pitcairn fue muy complicado por la constante tensión entre amotinados y tahitianos, a los que se sumaron problemas con el alcohol y las enfermedades. A pesar de todo consiguieron prosperar, y en el año 1800 en la isla ya había 19 niños fruto de las relaciones de los amotinados con las mujeres tahitianas.

Las Islas Pitcairn en el Océano PacíficoLa Armada británica se lanzó en la búsqueda de los amotinados para llevarlos ante la justicia y en 1791 fue redescubierta la isla Ducie por el buque HMS Pandora, mientras navegaba por el Pacífico en su busca. La isla recibió el nombre en honor de Francis Reynolds-Moreton, tercer barón Ducie, y capitán de la Royal Navy.

Según se llegó a saber, los ya isleños de Pitcairn avistaron un barco primera vez el 27 de diciembre de 1795, pero no se acercó a tierra y no pudieron distinguir la nacionalidad. Divisaron una segunda nave en 1801, pero no intentó comunicarse con ellos. Finalmente, sería el barco estadounidense Topaz, un barco cazador de focas, quienes se convertirían en los primeros en visitar la isla, cuando la tripulación pasó 10 horas en Pitcairn en febrero de 1808.

El 17 de enero de 1819 fue redescubierta también la isla de Henderson por el capitán británico James Henderson, al mando del barco británico Hercules, de la Compañía de las Indias Orientales, mientras que la isla de Oeno fue descubierta el 26 de enero de 1824 por el capitán estadounidense George Worth a bordo del ballenero Oeno.

Oficialmente, las islas Pitcairn se convirtieron en una colonia británica el 30 de noviembre de 1838, pasando a ser un Territorio Británico de Ultramar. Fue también uno de los primeros territorios del mundo en extender el derecho de voto a las mujeres. Las islas de Henderson, Oeno y Ducie fueron anexionadas por Gran Bretaña en 1902, y en 1938, las tres islas, junto con Pitcairn, se incorporaron en una sola unidad administrativa llamada "Grupo de Islas Pitcairn".

Lugareños de las Islas Pitcairn en la década de 1910Para mediados de la década de 1850, el crecimiento de la población en Pitcairn se estaba haciendo insostenible, por lo que se pidió ayuda al gobierno británico, ofreciéndoles como alternativa trasladarse a la Isla Norfolk (en territorio australiano). El 3 de mayo de 1856, las 193 personas que conformaban toda la población de la isla zarparon hacia Norfolk a bordo del Morayshire, llegando el 8 de junio después de un difícil viaje de cinco semanas. Sin embargo, solo dieciocho meses después, diecisiete de los isleños de Pitcairn regresaron a su isla natal, y otros 27 lo harían cinco años después.

El 18 de abril de 1881, el barco británico HMS Thetis visitó la isla Pitcairn y reportó que la gente se encontraba feliz y con perfecta salud, contabilizando en ese momento una población de 96 personas. El máximo de población alcanzado por las islas Pitcairn fue de 233 en 1937, desde entonces ha disminuido debido a la emigración, principalmente a Australia y Nueva Zelanda.

Todos los residentes nativos de Pitcairn descienden de los amotinados del HMS Bounty, un hecho reflejado en los apellidos de muchas de las familias, con nombres "cristianos", como los descendientes del líder del motín Fletcher Christian. Los isleños son de origen mixto europeo y polinesio, ya que los amotinados tomaron esposas y amantes de las nativas tahitianas que habían encontrado previamente.

Adamstown, la capital de las islas PitcairnEn la actualidad, las estimaciones de la población de las Islas Pitcairn oscilan entre 48 y 54, ya que es muy difícil mantener estadísticas precisas debido a la lejanía del asentamiento, siendo en todo caso considerado el país menos poblado del mundo. Su capital, Adamstown, donde reside toda la población de la isla, es además la capital más pequeña del planeta.

La tasa de crecimiento anual de las Islas Pitcairn es de 0.00%, y debido a la falta de instalaciones educativas en la isla, los niños en edad escolar son enviados a internados en Nueva Zelanda o Australia, optando muchos de ellos por establecerse allí y no regresar.

En realidad las islas Pitcarin no es considerada propiamente como una nación soberana, ya que se trata de la última colonia británica que queda en el océano Pacífico, aunque los isleños la consideran como un país independiente. Esta situación podría cambiar debido a que, con el fin de eliminar el colonialismo, forma parte de los 17 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, por lo que el gobierno británico tendrá que tomar una decisión sobre el futuro de la isla en los próximos años.

Fotografía de la isla Pitcairn

lunes, 19 de agosto de 2019

Walhalla, el templo germánico inspirado en el Partenón

Cerca de la localidad alemana de Ratisbona (Regensburg), en Baviera, se encuentra Walhalla, un peculiar monumento construido a modo de templo cuya apariencia recuerda al legendario Partenón de Atenas.

Templo WalhallaEl edificio es en realidad un monumento conmemorativo conocido oficialmente como "Memorial Walhalla" (Gedenkstätte Walhalla) donde se honra desde 1842, con bustos y placas de mármol, a los héroes germánicos y personalidades más ilustres de "lengua Teutscher" (lengua germana). Una especie de "salón de la fama" para los alemanes, cuyo nombre se inspiró en Valhalla (Walhall), el Salón de los Caídos en la mitología nórdica.

El origen y la historia del monumento se remonta a principios del siglo XIX. En 1806 se disolvía de forma oficial el Sacro Imperio Romano Germánico, por lo que muchos príncipes alemanes abogaban por la búsqueda de una identidad nacional.

En 1807, Luis I de Baviera (Ludwig I), príncipe heredero de Baviera por entonces, mandó construir una serie de bustos en honor de los antiguos héroes germánicos, utilizando el idioma común como símbolo de unión, decidiendo que se debía construir un monumento para alojarlos lo antes posible. Junto con el historiador suizo Johannes von Müller, quien propuso el nombre de Walhalla para el monumento, se eligieron las personalidades más importantes, desde emperadores de tiempos pasados ​​hasta fallecidos recientemente, o contemporáneos como Goethe y Joseph Haydn.

Los primeros bustos se completaron muy rápidamente, pero la planificación y construcción del edificio se retrasó varias décadas. Solo tras la derrota de Napoléon en 1814 se pudo convocar un concurso para recabar ideas sobre cómo debería ser el monumento. Originalmente, la idea de Ludwig era que el monumento se construyera en el Jardín Inglés en Munich, pero finalmente se decidió que se debía levantar en una montaña en otro lugar de Baviera.

Dibujo del Monumento Walhalla de Donaustauf en 1840El curioso diseño al estilo del Partenón de Atenas se remonta a los dibujos del arquitecto y antiguo arqueólogo Carl Haller von Hallerstein, quien viajó con una beca de la Corte Real de Baviera en 1810 a Grecia y estudió el templo.

Debido a su temprana muerte en 1817, fue el arquitecto Leo von Klenze quien adquirió los documentos con los estudios de Haller sobre el futuro templo Walhalla y quien se convertiría en el arquitecto oficial, manteniendo el estilo neoclásico. Klenze fue también quien sugirió el lugar donde se construiría el monumento, en una colina sobre el valle del Danubio, en la localidad de Donaustauf, muy cerca de Ratisbona.

La primera piedra del monumento se puso el 18 de octubre de 1830, una fecha clave para la historia de Alemania, ya que cumplía el 17 aniversario de la Batalla de Leipzig, conocida popularmente como la "batalla de las Naciones" y que fue la batalla más importante perdida por Napoleón Bonaparte.

Con el arquitecto Leo von Klenze al mando, se construyó el templo Walhalla entre los años 1831 a 1842, teniendo un coste total de cuatro millones de "Gulden Ludwigs" (alrededor de 82 millones de euros). El 18 de octubre de 1842, el 29 aniversario de la Batalla de las Naciones, Ludwig I inauguró el monumento con un discurso que también se puede leer en una piedra situada frente al edificio:

"¡Walhalla debe ser propicio para el fortalecimiento y la propagación de los sentidos alemanes! Todos los alemanes, sin importar de qué tribu sean, siempre sentirán que tienen una patria común, una patria de la que pueden estar orgullosos, y en la que todos contribuyen tanto como puedan a su glorificación".

Fachada principal Templo WalhallaEl Memorial completo de Walhalla está construido en piedra caliza en lo alto de la colina, con una gran escalinata, dominando el paisaje sobre el Danubio. Tiene un tamaño total de 125 metros de largo y 55 metros de alto. Sobre esta base se asienta el propio templo como monumento.

La forma del templo es la de un clásico templo griego de mármol, en el estilo de un Períptero dórico, siguiendo el modelo del Partenón en Atenas. El techo está soportado por una construcción moderna de hierro. La longitud del templo Walhalla es de 66 metros, un ancho de 31,5 metros, y una altura de 20 metros.

En la fachada principal del templo se encuentra un friso que representa a Arminio en la batalla en el bosque de Teutoburgo, luchando contra las legiones romanas que atacan desde el oeste. Considerado habitualmente como el primer héroe germano, Arminio (Hermann) es el personaje más antiguo que es honrado en el monumento.

El interior del templo es completamente en mármol, albergando más de 130 bustos de personajes ilustres y figuras germánicas relevantes, que incluyen principalmente alemanes, pero también suizos, austriacos o cualquier personaje distinguido de lengua germana. Entre algunos de los bustos se encuentran personalidades como Johannes Gutenberg, Otto von Bismarck, Wolfgang Amadeus Mozart, María Teresa I de Austria, Immanuel Kant, Johann Sebastian Bach, Ludwig van Beethoven, o Albert Einstein.

Fotografía interior templo WalhallaEn 1890 se colocó también en su interior una gran estatua en mármol de Luis I de Baviera, y junto a los bustos existe en la parte superior un apartado de placas conmemorativas situadas en la parte superior del templo, donde se honra a personajes como el propio Arminio, o antiguos reyes como Alarico I o Carlomagno (Karl der Große).

El Walhalla es el ejemplo más antiguo del grupo de edificios monumentales conmemorativos que se comenzaron a construir en Alemania a partir del siglo XIX. Posteriormente se levantarían otros como el Monumento Hermannsdenkmal cerca de Detmold, el Monumento Niederwald cerca de Rüdesheim am Rhein, el Monumento a la Batalla de Leipzig, el Monumento Kyffhäuser, el Deutsches Eck en Koblenz, la Columna de la Victoria de Berlín, o el Monumento al Kaiser Guillermo I en Porta Westfalica.

Como curiosidad, cualquiera puede sugerir que se honre a una persona determinada en el monumento, con el único requisito de que sea de lengua germánica y hayan transcurrido más de 20 desde su muerte. Las solicitudes para ser incorporado al templo son revisada por el Consejo de inistros de Baviera, y si la persona es aceptada, quien lo propone debe hacerse cargo de los gastos y del coste del busto.

Fotografía Monumento Walhalla en Ratisbona
Loading...