martes, 5 de marzo de 2019

El plan nazi para invadir Estados Unidos

El concepto de una invasión terrestre o invasión continental de Estados Unidos comprende una serie de teorías y doctrinas militares que abordan la viabilidad de que un país extranjero sea capaz de atacar e invadir con éxito los Estados Unidos de América.

Plan nazi para la invasión de Estados UnidosUno de estos planes para atacar Estados Unidos fue planteado por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial, cuando el Tercer Reich se encontraba en la cumbre de su poder y el Alto mando alemán comenzó a valorar la posibilidad de atacar a Estados Unidos en su propio territorio, e incluso llevar a cabo posteriormente una invasión terrestre.

Tras la declaración de guerra de Alemania a Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941, el Alto mando alemán reconoció rápidamente que la fuerza militar con la que contaba Alemania en esos momentos no sería capaz de atacar o invadir Estados Unidos de forma directa. Debido a ello la estrategia militar de la Alemania nazi en el Atlántico se centró en la guerra submarina, con los submarinos alemanes (U-Boot) atacando a los buques estadounidenses.

Adolf Hitler confiaba en una victoria del Eje en Europa contra el Reino Unido y la Unión Soviética, y comenzó a trazar planes para aumentar el poder y tamaño de la Kriegsmarine, la marina de guerra alemana. Esto incluiría 25 acorazados, 8 portaaviones, 50 cruceros, 400 submarinos y 150 destructores, superando con creces la expansión naval que ya se había decidido en el denominado "Plan Z" de 1939.

Los planes de Hitler pasaban por ocupar las islas de las Azores, Cabo Verde, Madeira y las islas Canarias españolas para negar a los británicos un escenario de acción militar contra la Europa controlada por los nazis, y también para ganar bases navales del Atlántico y aeródromos militares para poder realizar operaciones contra América del Norte.

Plan de Hitler para atacar Estados Unidos en el AtlánticoAl parecer el Führer desestimó inicialmente la amenaza que suponía la entrada de Estados Unidos, ya que según afirmaba, el país no tenía pureza racial y, por lo tanto, su fuerza de combate no era peligrosa. Los líderes militares alemanes sin embargo tenían un punto de vista mucho más realista de la situación, y algunos de ellos como Albert Speer reconocían la enorme capacidad productiva de las fábricas de los Estados Unidos, que la convertían en un potencia temible.

El plan de Hitler sin embargo pasaba por una batalla final por la dominación mundial, en la que los británicos, tras ser derrotados por las Fuerzas del Eje, le apoyarían con su poderosa armada en la guerra contra Estados Unidos, consiguiendo así la conquista del territorio norteamericano y estableciendo un nuevo gobierno mundial dominado por el régimen nazi.

A principios de 1942 el Tercer Reich se encontraba en la cumbre de su poder, y varios líderes militares alemanes, principalmente de la Luftwaffe, comenzaron a trazar un plan para realizar un ataque a territorio estadounidense a través del Atlántico, en el que se usarían como base las islas de las Azores.

Se diseñaron los bombarderos transatlánticos "Amerika Bomber" a propuesta del Ministerio del Aire del Reich (Reichsluftfahrtministerium), cuyo plan fue enviado a Hermann Göring en mayo de 1942. El objetivo sería atacar la costa este de Estados Unidos, bombardeando algunas ciudades clave en esta parte del país.

Bombardero Junkers Ju 390Las compañías Junkers y Messerschmitt llegaron a diseñar cinco prototipos de bombarderos que serían capaces de alcanzar territorio estadounidense cruzando el Atlántico, sin embargo este plan tuvo que abandonarse debido a la falta de bases de operaciones en el Hemisferio Occidental, y la escasa capacidad de Alemania para producir tales aviones a medida que avanzaba la guerra.

A partir de entonces, la mayor esperanza de la Alemania nazi de un ataque contra Estados Unidos fue esperar a que su aliado Japón obtuviera un resultado satisfactorio en su guerra en el Pacífico. Para 1944, las pérdidas de los submarinos alemanes iban en aumento y la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial era cuestión de tiempo tras el Desembarco de Normandía (Día D) en el verano de 1944, y el avance del ejército soviético en el Frente oriental. A esas alturas de la guerra, los líderes militares alemanes tenían claro que las fuerzas armadas alemanas no serían capaces de atacar a los Estados Unidos directamente.

El plan nazi de atacar Estados Unidos no llegó nunca a realizarse, sin embargo buena prueba de que la posible amenaza de Hitler de invadir el país se tomó en serio, fue un artículo que se publicó en marzo de 1942 en la revista "LIFE", donde se detallaban los posibles planes y escenarios de una hipotética invasión del Eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Mapa Plan invasión nazi de Estados Unidos - revista LifeLa revista LIFE publicó una serie de mapas con los que se consideraban los seis escenarios más probables de un ataque y posterior invasión de Estados Unidos, con la Alemania nazi realizando su ataque a través del Atlántico mientras las fuerzas japonesas atacaban la costa oeste del país a través del Pacífico.

Como curiosidad, en realidad llegó a producirse al menos un desembarco de tropas alemanas sobre suelo estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Ocurrió en junio de 1942 con la denominada "Operación Pastorius", una operación secreta cuyo objetivo era desencadenar el terror en la ciudad de Nueva York y otros lugares del país, mediante ataques y atentados a fábricas, negocios regentados por judíos, o realizar cortes de carreteras, de ferrocarril o incluso volar presas.

Ocho agentes de sabotaje alemanes que habían vivido en Estados Unidos, fueron reclutados y desembarcados en territorio americano, una parte del equipo en Nueva York y el otro en Florida, mediante submarinos. Nada más desembarcar ambos equipos fueron rápidamente capturados y sometidos a juicio acusados de espías, en lugar de prisioneros de guerra, debido a la naturaleza de su misión.

Después de que un tribunal los declarara culpables de espionaje, seis agentes alemanes fueron ejecutados en la silla eléctrica en la cárcel de Washington DC. Los otros dos agentes no fueron condenados a muerte, recibiendo penas de prisión de menores porque voluntariamente se enfrentaron a sus compañeros al llegar a Estados Unidos, informando al FBI sobre el plan de la misión. En 1948, tres años después del final de la Segunda Guerra Mundial, estos dos agentes fueron liberados y devueltos a Alemania.

Plan nazi ataque e invasión de Estados Unidos - revista LIFE

Hipotética invasión nazi de Estados Unidos - revista LIFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...