lunes, 10 de noviembre de 2014

La señal Wow! y los sonidos de origen desconocido

En agosto de 1977 un radiotelescopio del Proyecto SETI captaba desde la Tierra una señal de radio de origen desconocido. Se la conoce como la señal Wow! y entre las diversas explicaciones que se le atribuyen, se incluye la teoría de que podría ser un mensaje enviado por una civilización inteligente extraterrestre. Esta misteriosa señal no es el único suceso registrado que no ha podido explicar aún la ciencia, durante la década de los 90 se grabaron varios sonidos en el Océano Pacífico, algunos de los cuales siguen siendo considerados de origen desconocido.

La señal Wow!

El Proyecto SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence) lleva varias décadas dedicándose a la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Usando métodos científicos en la búsqueda como la monitorización y análisis de señales electromagnéticas, su mayor éxito se produjo en 1977 cuando captaron la conocida como Señal Wow!.
Señal Wow!

El 15 de agosto de 1977 cerca de la medianoche, el radiotelescopio Big Ear de la Universidad de Ohio captaba una señal de un gran intensidad durante 72 segundos cuyo origen no era terrestre y procedente del exterior del Sistema Solar, en una zona ubicada en la constelación de Sagitario. Cuando Jerry R. Ehman, uno de los voluntarios del Proyecto SETI descubrió la señal en los registros de la computadora, rodeó su secuencia en el papel (6EQUJ5) y escribió al lado: Wow! (¡Guau!).

Desde entonces, los científicos han intentado encontrar una explicación al origen de la señal Wow sin conseguirlo por el momento. Las 3 teorías mayoritarias nos dicen que la señal podría ser una emisión de radio de un satélite artificial; producto de un acontecimiento astronómico de gran potencia; o que su origen sea una civilización extraterrestre.

El mismo Ehman se mostró escéptico y manifestó "Deberíamos haberla visto de nuevo cuando la buscamos 50 veces. Algo sugiere que era una señal de origen terrestre que simplemente se reflejó en un pedazo de basura espacial". Sin embargo poco después se retractó en parte ya que las investigaciones posteriores demostraron que era muy poco probable que la señal se hubiera originado en la Tierra. Aún sin poder explicar su origen, los científicos indican que si la señal provenía de los extraterrestres sería una civilización muy avanzada, ya que la señal habría requerido un transmisor con una potencia de 2,2 gigavatios (2.200.000 kW), mucho más poderoso que cualquiera en la Tierra, cuyo transmisor más potente es de 2500 kW.

La Señal Wow! se estuvo buscando con el mismo radiotelescopio Big Ear durante los meses posteriores sin resultado, en las siguientes décadas se usaron otros radiotelescopios más potentes buscando en las mismas coordenadas donde se encontró la señal original, hasta el momento el resultado ha sido nulo. El Proyecto SETI sigue activo y creciendo ya que cada año se suman más voluntarios para analizar y escrutar los cielos en busca de alguna señal de inteligencia extraterrestre.



The Bloop y demás sonidos de origen desconocido

En la década de 1990 una agencia científica de Estados Unidos conocida como NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) captaba en distintos lugares del Océano Pacífico varios sonidos bajo el agua para los que no encontraron ninguna explicación y que se determinaron como "origen desconocido". El más famoso de ellos fue el sonido The Bloop.

En 1997 una serie de hidrófonos colocados en el fondo del océano por los Estados Unidos durante la Guerra Fría detectaban una extrañas ondas de sonido de baja frecuencia que denominaron Bloop. (Aquí podéis escucharlo: The Bloop). El sonido se grabó durante 7 minutos y pudo ser detectado por sensores colocados a más de 5.000 kilómetros de distancia. Se determinó que el sonido procedía del sur del Océano Pacífico cerca de las costas de Chile. Su cercanía a la mítica ciudad sumergida de R'lyeh de la obra de H. P. Lovecraft "La llamada de Cthulhu" despertó el interés de muchos aficionados que lo asociaban con la mitología de este autor.

The BloopDurante varios años el sonido fue un auténtico misterio para los científicos. Se descartó que fuera originado por el hombre como una bomba o un submarino, el tipo de audio de Bloop se parecía al de alguna criatura viviente aunque mucho más potente que el sonido más ruidoso de un animal que se ha podido grabar hasta ahora, el de la ballena azul. Se apuntó la posibilidad de que The Bloop fuese producido por algún monstruo marino desconocido, un enorme calamar gigante, un gran pulpo o incluso una nueva especie gigantesca de ballena.

Finalmente parece que el misterio de "The Bloop" quedó resuelto cuando en 2012 la NOAA anunciaba que el sonido se había originado por los terremotos de hielo generados por grandes icebergs cuando se agrietan y fracturan. La grabación de fenómenos similares posteriormente parecen demostrar según la NOAA que su espectrograma es muy similar a sonidos como The Bloop.

Iceberg rompiendoEsta explicación se usó para otros sonidos captados en el Océano por la NOAA que hasta entonces habían sido considerados como desconocidos. Sonidos como "Slow Down", "Train" o "Julia" fueron también etiquetados como generados por movimientos de hielo en el agua.

Sin embargo no todos los sonidos grabados bajo el agua han podido ser explicados. Upsweep es un sonido no identificado que se captó por primera vez en 1991, se produce casi todos los años entre primavera y otoño y es lo suficientemente alto como para ser registrado en todo el Pacífico. Cerca de la fuente donde se origina el sonido  hay una zona de gran actividad sísmica por lo que los científicos creen que puede tener relación, aunque hasta la fecha Upsweep sigue siendo considerado de origen desconocido. Para escucharlo: Upsweep sound.

Aún menos información se tiene sobre el sonido denominado "Whistle". Se registró el 7 de julio de 1997 por uno de los hidrófonos autónomos del Océano Pacífico, ningún otro de los micrófonos submarinos fue capaz de captarlo. Whistle sigue siendo un gran misterio para los científicos ya que no solo se trata de un sonido no identificado del océano, el origen de la señal es también desconocido. Aquí podéis escuchar lo que se grabó: Whistle sound.

2 comentarios:

  1. Excelente artículo y con una apreciación muy objetiva del tema. Es muy, pero muy raro que se aborden de esta manera esos temas. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Comunicarse con algunas personas es algo que posiblemente ya suceda,mentalmente.Seres con miles de millones de años nos observarían con tristeza y compasión,Puede que también este sucediendo.

    ResponderEliminar

Loading...