Junji Ito, el maestro del Manga de terror

El artista japonés Junji Ito es uno de los nombres más reverenciados en el mundo del manga de terror. Nacido el 31 de julio de 1963 en Gifu, Japón, Ito ha logrado cultivar un estilo único que combina elementos de horror psicológico, grotesco y sobrenatural, ganándose una legión de seguidores tanto en Japón como a nivel internacional. Su obra ha influido profundamente en el género del terror en el manga, destacándose por su habilidad para crear atmósferas inquietantes y personajes perturbadores.

Junji Ito, el maestro del manga de terror
Desde joven, Ito se sintió atraído por el terror y las temática oscuras. Creció leyendo las obras de Kazuo Umezu y Hideshi Hino, dos pioneros del manga de terror. Además, las películas de terror occidentales y la literatura de H.P. Lovecraft también dejaron una marca indeleble en su estilo. Antes de dedicarse por completo al manga, Ito trabajó como técnico dental, un detalle que a menudo menciona como influencia en su obsesión por los detalles minuciosos y grotescos en sus dibujos.

Entre algunas de las obras más populares y conocidas en la extensa carrera de Junji Ito destacan:

Tomie (1987): Publicado por primera vez en 1987, "Tomie" es quizás la obra más conocida de Ito. La historia sigue a una joven inmortal y malévola que causa la locura y la muerte de aquellos que la rodean. Cada vez que es asesinada, se regenera, a menudo de formas grotescas. "Tomie" se convirtió en un éxito instantáneo y ha sido adaptada en varias películas y series de televisión en Japón.

Uzumaki (1998-1999): Otro de sus trabajos más aclamados es "Uzumaki", una serie que narra cómo una ciudad entera se ve afectada por una maldición relacionada con espirales. La obra es conocida por su atmósfera opresiva y su narrativa única, donde el horror se manifiesta de formas inesperadas y visualmente impactantes. La historia de Uzumaki fue además adaptada al cine en la película homónima estrenada en 2020.

Gyo (2001-2002): En "Gyo", Ito explora el horror ecológico con una historia donde peces y otras criaturas marinas emergen del mar con patas metálicas, aterrorizando a la población. La obra destaca por su crítica implícita a la contaminación y sus efectos.

Hellstar Remina (2005): Esta historia de ciencia ficción y horror se centra en un planeta que se aproxima a la Tierra, causando caos y destrucción. Ito mezcla el horror cósmico con el apocalíptico, creando una narrativa llena de desesperación y temor.

Portada del Manga Tomie - Junji Ito
El estilo de Junji Ito se caracteriza por su meticulosa atención al detalle y su capacidad para transformar lo cotidiano en algo aterrador. Sus ilustraciones a menudo presentan figuras grotescas y deformadas, explorando los límites de la forma humana y el cuerpo. Los temas recurrentes en su obra incluyen la transformación corporal, la locura, lo sobrenatural y el horror cósmico.

Ito también es conocido por su habilidad para crear atmósferas de tensión y anticipación. A menudo, el verdadero horror en sus historias proviene de la construcción lenta de la inquietud y el pavor, más que de los clásicos sustos repentinos. Sus personajes suelen enfrentarse a lo desconocido y lo inexplicable, lo que refuerza la sensación de vulnerabilidad y desesperación.

Junji Ito ha recibido numerosos premios por su trabajo, incluyendo el prestigioso Premio Eisner. Su influencia se extiende de hecho más allá del manga, inspirando también a cineastas, escritores y otros artistas en todo el mundo. La capacidad de Ito para mezclar lo extraño con lo familiar ha redefinido el terror en el manga, estableciendo así nuevos estándares para el género.

Además, las adaptaciones de sus obras a otros medios han contribuido a su popularidad global. Sus mangas han sido traducidos a múltiples idiomas, y las adaptaciones cinematográficas y televisivas han llevado sus historias a un público aún más amplio. Con una carrera que abarca varias décadas, Ito continúa siendo una fuente inagotable de pesadillas y fascinación para sus seguidores.

Viñetas e ilustraciones de Junji Ito

El pájaro elefante, el ave más pesada del mundo

Perteneciente a la familia Aepyornithidae (Epiornítidos) y conocidas habitualmente como ave elefante o pájaro elefante por su enorme tamaño, esta gigantesca especie de ave extinta es uno de los animales más enigmáticos que habitaron la isla de Madagascar. Unas aves no voladoras que en su momento fueron las aves más grandes del mundo, superando en tamaño a las avestruces actuales y a otras enormes aves extintas como el Moa de Nueva Zelanda.

Tamaño pájaro elefante - Aepyornithidae
Debido a su gran envergadura (en torno a los tres metros de altura), el pájaro elefante tenía además una enorme masa corporal que podía llegar a superar los 650 kilos de peso en el caso del Vorombe titan, la especie más grande del género, lo que convierten a este animal extinto en el candidato mejor posicionado para el título de el ave más pesada de la historia, o al menos que haya convivido con el ser humano.

Si bien el animal ya era bien conocido entre los nativos locales de Madagascar, no sería hasta mediados del siglo XIX cuando la especie sería catalogada y descubierta por la ciencia. En aquella época, varios marineros franceses consiguieron llevar a Francia varios gigantescos huevos de aves elefante, así como algunos fósiles, para que fueran estudiados.

Se concluyó que los Epiornítidos eran aves enormes cuya altura alcanzaba los 3 metros y tenían un peso promedio de 500 kg. Contaban con patas robustas y poderosas adaptadas para soportar su enorme peso. A pesar de su tamaño descomunal, estas aves eran relativamente ágiles en su hábitat terrestre. Su plumaje y otros detalles precisos sobre su apariencia siguen siendo aún materia de especulación debido a la falta de restos fósiles bien preservados para ser analizados.

Aspecto estimado del Ave elefante Vorombe Titan
Uno de los últimos géneros descritos de la especie es el Vorombe titan, el cual constituye la especie de ave más grande del mundo en su tiempo, con una altura de 3 metros y una masa corporal media de 640 kg, pudiendo incluso llegar a alcanzar los ejemplares más grandes de pájaro elefante los 860 kilos de peso.

Como especie endémica, el hábitat de aves elefante estaba restringido exclusivamente a Madagascar, una isla conocida por su biodiversidad única y especies endémicas. Estos gigantes vivieron en una gran variedad de entornos, desde bosques densos hasta áreas más abiertas, lo que sugiere una adaptabilidad notable a diferentes ecosistemas dentro de la isla.

Se cree que los pájaros elefante eran herbívoros, alimentándose de una dieta variada que incluía frutas, hojas, y semillas. Debido a su gran tamaño, probablemente desempeñaban un papel crucial en la dispersión de semillas, contribuyendo a la regeneración y mantenimiento de los ecosistemas de Madagascar. 

El tamaño de los huevos del pájaro elefante eran proporcionales a su tamaño, con más de 30 centímetros de diámetro y 12 kilos de peso, es decir, siete veces más grandes que los huevos de las avestruces actuales. Por ello, los científicos creen que los huevos del ave elefante son probablemente los huevos más grandes para cualquier especie que ha existido en el planeta, superando incluso los gigantescos huevos de dinosaurios.

La desaparición de los pájaros elefante es hoy en día un tema de intenso debate entre la comunidad científica. Si bien se estima que se extinguieron hace unos 1000 años, existen diversas noticias de avistamientos posteriores, así como registros oficiales en la isla de Madagascar donde se consideraba al ave elefante como un animal que vivía en algunas zonas aisladas de la isla en épocas tan tardías como el siglo XVIII

El gigantesco huevo de un ave elefante junto a un huevo de gallina
Varias teorías sugieren que la llegada de los humanos a Madagascar tuvo un impacto significativo en su declive, aunque otros factores como la caza, la destrucción de hábitats y la competencia por recursos podrían haber contribuido notablemente también a su extinción. 

Los restos de cáscaras de huevos de pájaro elefante encontrados en excavaciones arqueológicas, indican además que los humanos consumían sus huevos, lo que también podría haber afectado su capacidad para reproducirse.

El pájaro elefante es un recordatorio de la impresionante biodiversidad que una vez existió en nuestro planeta y de la fragilidad de los ecosistemas. Fue durante siglos el ave más grande y pesada del planeta que ha convivido con seres humanos, pero la propia intervención humana es probablemente la causa principal de su extinción.

Como curiosidad, si nos remontamos millones de años atrás en el tiempo, otras gigantescas aves extintas y animales voladores antepasados de las aves actuales, podrían haber superado en tamaño al pájaro elefante. Es el caso de conocidos ejemplares prehistóricos como el Gigantoraptor, el Hatzegopteryx o el Quetzalcoatlus, que de hecho se sitúan entre los animales más grandes que han existido en la Tierra.   

Esqueleto de un ave elefante

Comparación de algunas de las aves gigantes más grandes que han existido

Las ciudades más pobladas de Europa en 1854

Durante la primera mitad del siglo XIX, el continente europeo vivió un considerablemente aumento de su demografía rápidamente, con algunos países que prácticamente doblaron su población entre 1800 y 1850. El caso más destacado en este sentido es probablemente Gran Bretaña, donde la población pasó de 11 a 21 millones de habitantes en esas cinco décadas; aunque también otros países europeos tuvieron significativos crecimientos demográficos en el mismo período de tiempo, como Alemania (de 24,5 a 32 millones), Francia (de 27 a 36,5 millones) o España (de 11,5 a 15,5 millones). 

En las siguientes décadas del siglo XIX (y llegando en realidad hasta la actualidad), la población de Europa no ha dejado de aumentar, a pesar de que entre la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, un porcentaje significativo de europeos emigraron al continente americano en busca de nuevas oportunidades y una vida mejor. Una histórica migración masiva conocida como la gran emigración europea

Este crecimiento demográfico en Europa durante el siglo XIX se suele explicar habitualmente debido a la Revolución Industrial. Este proceso de transformación económica y social se inició en Gran Bretaña a finales del siglo XVIII, poco después se extendió por todo el continente europeo, y una de sus consecuencias fue un éxodo masivo de trabajadores del campo a las ciudades. 

Este hecho queda perfectamente reflejado en esta curiosa tabla, extraída de una publicación de la época, la cual nos muestra las 100 ciudades más pobladas de Europa en 1854. En ella se pueden encontrar además datos bastantes curiosos, con ciudades que ya entonces contaban con una gran población, como Londres (2,3 millones de habitantes) o París (un millón de habitantes), mientras que otras grandes capitales europeas eran ampliamente superadas en población por muchas otras ciudades.

Por ejemplo, el Madrid de mediados del siglo XIX ocupa el puesto 12º de la tabla con 260.000 habitantes, superada en población por ciudades como Viena, Nápoles, Liverpool o Glasgow. Otras importantes capitales como Atenas apenas llegaban a los 30.000 habitantes, ocupando los últimos puestos de la lista de ciudades europeas con más población, por detrás de otras como Zaragoza, Cádiz o Málaga.

Las ciudades más pobladas de Europa en 1854