Yuji Ide, el peor piloto de Fórmula 1 de la historia

Si preguntamos a cualquier buen aficionado a los deportes de motor cuál ha sido el mejor piloto de Fórmula 1 que ha habido, las respuestas serán generalmente muy subjetivas, dependiendo de los gustos personales de cada uno, y variarán entre diferentes nombres que han sido varias veces campeones del mundo, como Michael Schumacher, Ayrton Senna, Alain Prost, Lewis Hamilton, Juan Manuel Fangio, Jackie Stewart, Emerson Fittipaldi o Fernando Alonso

Yuji Ide, el peor piloto de Fórmula 1 de la historia
Sin embargo, a la hora de determinar el peor piloto de Fórmula 1 de la historia, existe una enorme unanimidad entre aficionados, expertos y medios especializados. Casi todos coinciden en que este título se lo ganó a pulso Yuji Ide, un piloto que, debido a sus numerosos incidentes en su corta carrera, acabó siendo expulsado de la competición por la FIA (Federación Internacional del Automóvil) por ser considerado un auténtico peligro en la pista. 

Yuji Ide nació en enero de 1975 en Saitama (Japón), y aunque siempre se interesó desde niño por las competiciones de motor, no sería hasta 1990, a la edad de 15 años, cuando comenzaría su carrera deportiva, compitiendo en carreras de Karts. Al año siguiente ganó el campeonato de Karts de la Copa Nacional de Kantou y en 1992 fue el vencedor del Gran Premio Nacional de Karts de Japón Grand Prix SS. Estos resultados le valdrían para dar el salto al Campeonato de Formula Tres de Japón en 1994, donde llegó a ser subcampeón en el año 2000.

Durante los siguientes años, Ide participó en diversas competiciones, como el campeonato de la Serie Clase GT3000 de Japón, la Fórmula Dream (donde quedó campeón), el campeonato francés de Fórmula Tres, la Serie Super Endurance Race Class 3 o la Fórmula Nippon, en la que quedó segundo en el campeonato de 2005.

Aunque sus resultados eran bastante discretos y muy alejados de las brillantes carreras deportivas de muchos otros pilotos de Fórmula 1, en el año 2006, a la edad de 31 años, Yuji Ide consiguió dar el salto a la máxima competición y se convirtió así en uno de los novatos de más edad que participaban por primera vez en la Fórmula Uno

El piloto japonés Yuji Ide en el equipo de Fórmula 1 Super Aguri
Yuji Ide había conseguido un asiento en Super Aguri F1 Team para la temporada 2006, una escudería japonesa creada por el ex-piloto Aguri Suzuki y que debutaba también ese año en la Fórmula 1. Yuji Ide y Aguri Suzuki se conocían desde hace tiempo, sin embargo, el motivo principal por el que Super Aguri fichó a Yuji Ide a pesar de sus discretos resultados, es que la escudería buscaba crear un equipo exclusivamente japonés, por lo que Ide sería compañero del piloto japonés Takuma Satō.  

Además de su falta de experiencia, ya desde el principio de la temporada Ide tuvo numerosos problemas para comunicarse con los técnicos e ingenieros del equipo debido a sus escasos conocimientos de inglés. En su primera carrera en la Fórmula 1, el Gran Premio de Baréin de 2006, Yuji Ide marcó unos tiempos muy inferiores a los de su compañero y no pudo finalizar la carrera. 

El siguiente Gran Premio fue en Malasia, donde se acabó retirando tras 33 vueltas. Su rendimiento estaba muy por debajo de lo esperado, pero serían en realidad las dos siguientes carreras las que le marcarían como uno de los peores pilotos de Fórmula 1 de la historia

Durante los entrenamientos libres del Gran Premio de Australia de 2006, su tercera carrera en la Fórmula 1, Yuji Ide realizó hasta nueve trompos con su monoplaza, dando síntomas evidentes de que no era capaz de controlar el coche. En la sesión de clasificación hizo un fuerte derrape que provocó que su coche quedara parado y atravesado en medio del circuito. Ide podía haber dado marcha atrás y sacar fácilmente el coche del medio de la pista, sin embargo, al parecer desconocía su existencia porque nadie en el equipo se lo había comunicado (o no lo había entendido por sus problemas con el idioma). 

La sesión en todo caso se tuvo que suspender durante unos minutos. El mayor perjudicado de este pequeño incidente fue Rubens Barrichello, quien se encontraba en esos momentos en vuelta de clasificación y, al verse bloqueado por el coche de Ide y perder tiempo, acabó saliendo 16º en la parrilla de salida. 


Cuando finalmente se disputó el Gran Premio de Australia, Ide acabó 13º, con tres vueltas perdidas respecto al ganador, Fernando Alonso. El fin de semana había sido catastrófico para el piloto japonés, hasta el punto de que uno de sus mayores defensores, Aguri Suzuki, hizo unas declaraciones poco después de la carrera en las que sugería que el asiento de Yuji Ide en Super Aguri no era seguro si sus resultados no mejoraban.

El fin de semana del 23 de abril se disputaría el Gran Premio de San Marino de 2006 en el circuito de Imola, donde obtuvo la victoria Michael Schumacher y que pasaría a la historia por ser la cuarta y última carrera de Yuji Ide en la Fórmula 1 tras provocar un aparatoso accidente.

La sesión de clasificación ya comenzó de forma desastrosa para el piloto japonés. Realizó seis trompos y acabó clasificando último en la parrilla de salida, a casi dos segundos de su compañero y a cinco segundos de la pole obtenida por Michael Schumacher. 

Nada más comenzar el Gran Premio, en la primera vuelta en el circuito de Imola, Ide fue el culpable de un fuerte accidente tras colisionar con el piloto holandés Christijan Albers, de la escudería Midland F1 Racing, que dio tres vueltas de campana y acabó con su monoplaza boca abajo y fuera de la carrera. A pesar del golpe, Ide pudo continuar la carrera, aunque acabó retirándose en la vuelta 33. 


Nada más acabar el Gran Premio de San Marino de 2006, los comisarios de la FIA reprendieron a Yuji Ide y lanzaron una advertencia al equipo Super Aguri indicando a la escudería que no debía permitir competir al piloto japonés ya que estaba poniendo en riesgo la vida de otros pilotos

Aguri Suzuki intentó salir en su defensa alegando que Ide no había podido realizar suficientes pruebas con el coche en la pretemporada y por ello no había terminado de entender bien cómo funcionaba su monoplaza. En todo caso, pocos días después, el 4 de mayo de 2006, Super Aguri anunció que seguiría el aviso de la FIA y retiraba de la competición a Yuji Ide hasta que el piloto adquiriese más experiencia. Fue reemplazado por el tercer piloto del equipo, Franck Montagny, para la siguiente carrera, el Gran Premio de Europa de 2006 en el circuito de Nürburgring (Alemania).

A la semana siguiente, la FIA anunció el 10 de mayo de 2006 que revocaba la Superlicencia de Yuji Ide, lo que significaba que el piloto japonés ya no podría competir en ningún Gran Premio de la temporada. Su escudería hizo poco después un comunicado en el que señalaba que buscarían más oportunidades para que el piloto pudiera regresar a la máxima competición, sin embargo, esto nunca sucedió. La carrera de Yuji Ide como piloto de Fórmula 1 había terminado. 

Yuji Ide durante su carrera en la Fórmula 1
Tras perder la Superlicencia, Ide regresó a Japón, donde pilotó en 2006 para el equipo Dandelion Racing en la Fórmula Nippon, con el objetivo inicial de obtener más experiencia y regresar en el futuro a la Fórmula 1. Participó también en la Serie Super GT en el circuito de Suzuka, donde fue penalizado por colisionar contra otro vehículo tras ignorar una bandera negra. 

Finalmente decidió quedarse en Japón como piloto, participando en diversas competiciones y alternando carreras en la Fórmula Nippon, la Serie Super GT y la clase GT3000. Sus mejores resultados fueron un podio en el año 2007 en el circuito de Suzuka con la escudería Autobacs Racing Team Aguri (propiedad de Aguri Suzuki); una victoria en la Pokka GT Summer Special de 2010; y la victoria en el campeonato Super Taikyu Series con un Honda Civic Type R en 2020. 

Debido a sus pobres resultados, con solo una carrera terminada de las cuatro en las que participó, su escaso control de monoplaza y una peligrosa forma de conducir, provocando numerosos trompos y un peligroso accidente, pocos aficionados al motor y medios especializados ponen en duda que Yuji Ide es probablemente el peor piloto que habido en la historia de la Fórmula 1

Sin embargo, también hay que matizar en su favor que se combinaron en su contra una serie de factores que afectaron seriamente a su rendimiento. Fue ascendido al asiento de un monoplaza de Fórmula 1 sin apenas experiencia, ya que, como reveló Aguri Suzuki, Ide apenas había recorrido 200 kilómetros con el coche antes de su debut. Esto por lo general hubiera sido un factor decisivo, pero la escudería Super Aguri buscaba competir en su primer año con dos pilotos japoneses, aunque uno de ellos no estuviera aún preparado, como así se demostró.

Además, se trataba de una escudería nueva que dio a Ide su segundo monoplaza, menos desarrollado que el coche que llevaba su compañero Takuma Satō. A ello se le sumó también la barrera del idioma, que complicaban aún más las comunicaciones con su equipo para obtener buenos resultados y entender correctamente el funcionamiento del coche.

Por todo ello, si bien Yuji Ide sigue encabezando habitualmente los rankings de los peores pilotos de la historia, por encima de nombres como Luca Badoer, Alex Yoong, Chanoch Nissany o Nikita Mazepin, también se han suavizado en los últimos años las opiniones respecto al piloto japonés, y algunos medios especializados apuntan a que se trataba de un piloto mucho más talentoso de lo que pudo demostrar en su corto periodo en la Fórmula 1, y quizás los resultados pudieran haber sido muy diferentes con otras circunstancias más favorables. 

Yuji Ide con su Fórmula 1 Honda Super Aguri

El elefante más grande del mundo

Clasificados antiguamente como paquidermos, los elefantes son los animales terrestres más grandes que existen en el planeta. Su complexión física y enorme tamaño convierten también a los elefantes en poseedores de otros récords entre los animales que viven en tierra firme (superados en determinados casos por algunas especies marinas), como el cerebro más grande; el período de gestación más largo (nada menos que 22 meses); y el animal terrestre más pesado, con un peso promedio del elefante africano de entre 2,5 y 6 toneladas. 

De hecho, aunque físicamente muy parecidos entre sí, salvo pequeñas diferencias en cuanto a la forma de las orejas, los colmillos o el tamaño, los elefantes se dividen en dos grandes especies en el planeta: el elefante africano (Loxodonta), la especie de elefante más grande todas (algunos estudios apuntan a que podrían existir en realidad dos especies de elefantes africanos); y el elefante asiático (Elephas), una especie algo más pequeña y en la que las hembras no tienen colmillos. 

Si bien no llegan a alcanzar las colosales dimensiones de sus antepasados los mamuts, los gigantescos mamíferos prehistóricos ya extintos cuyos ejemplares más grandes podían superar los 4 metros de alto, 9 metros de largo y las 12 toneladas de peso, algunos elefantes actuales que se han podido documentar o que aún viven en la actualidad, son realmente enormes y mucho más grandes en tamaño que el resto de animales de la especie. Existió además una especie ya extinta de elefante prehistórico gigante que pudo haber sido aún mucho mayor que los mamuts. 

El mayor elefante asiático

Aunque por lo general, los elefantes asiáticos son algo más pequeños en tamaño que los elefantes africanos, siempre hay excepciones, y se conocen un par de ejemplares que rompen todas las estadísticas y rivalizan por el título del elefante asiático más grande que ha existido jamás

El primero de ellos tiene el sencillo nombre de Thechikottukavu Ramachandran, y se le conoce también simplemente como "Raman", o más popularmente como "Ekachatradhipathi", que significa "El único Emperador", tal y como lo llaman sus fans.

El elefante Thechikottukavu Ramachandran de Kerala
Se trata de un gigantesco elefante indio de 3,16 metros de altura y 6 toneladas de peso, que vive en Thechikottukavu devasom, un templo en Kerala (al sur de la India). Raman es el elefante cautivo más grande de la India y el segundo más grande de toda Asia. 

El animal participa además en ocasiones en los festivales Pooram, una celebración hinduista anual, en la que es costumbre que el elefante abra la puerta de entrada sur del templo Vadakkunnathan. Sin embargo, no siempre se permite su presencia ni se muestra al público, ya que este enorme elefante es conocido también por la cantidad de incidentes que ha causado a lo largo de los años. 

A pesar de estar parcialmente ciego, durante su vida, Raman ha matado a 13 personas y nada menos que a otros 3 elefantes en diversos incidentes. El incidente más conocido de todos fue el que sucedió en 2019, en el que Ramachandran huyó en estampida y pisoteó a dos personas hasta la muerte. 

Por solo unos pocos centímetros (aunque Raman podría aún seguir creciendo), el récord del mayor elefante de Asia que se conoce lo sigue manteniendo Guruvayur Keshavan, un elefante que vivió durante décadas también en un templo de Kerala, hasta su fallecimiento en 1976. 

Guruvayur Keshavan alcanzó una altura de 3,20 metros, con un peso estimado también en algo más de 6000 kilos, lo que le convierten en el mayor elefante asiático que se ha documentado. Con un comportamiento muy dócil, el animal se hizo muy popular entre los devotos al templo de Guruvayur, motivo por el que se le otorgó el título de Gajarajan (Rey de los elefantes).    

Según la leyenda, el elefante Keshavan solo doblaba sus patas delanteras para que pudieran trepar hasta él, ante aquellos que sostenían el los iconos sagrados del Thidambu. Al parecer tampoco causó nunca ningún daño corporal a nadie.

En el festival Guruvayur Ekadasi que se celebró en 1976, Keshavan cayó enfermo y murió pocos días después. El aniversario de su muerte todavía se celebra en Guruvayur, con varios elefantes que se colocan alineados ante su estatua mientras el elefante principal del templo la adorna para rendirle tributo.

Como curiosidad, existe un película de 1977 sobre la vida de este imponente elefante, titulada "Guruvayur Kesavan", que se estrenó un año después de su muerte.

Fotografía del elefante Gajarajan Guruvayoor Kesavan


El mayor elefante africano

Al tratarse, por lo general, de una especie de mayor tamaño que sus parientes asiáticos, es normal que los ejemplares de elefantes más grandes del planeta sean por tanto elefantes africanos. 

Fotografía de Satao, el gigantesco elefante africano de sabana
Quizás el más famoso de todos fue Satao, un elefante africano de sabana que está entre los mayores elefantes africanos que se conocen. El animal era muy popular en la reserva de Kenia por su enorme tamaño y sus impresionantes colmillos, tan grandes que llegaban casi a tocar el suelo, motivo por el que se le conocía también como "Tusker" (Colmillo). 

Los gigantescos colmillos de Satao fueron también por desgracia su perdición. A finales de mayo de 2014 unos cazadores furtivos le hirieron de muerte con una flecha envenenada y le cortaron los colmillos para el comercio ilegal de marfil. La muerte de Satao no quedó en todo caso impune, y los cazadores fueron poco después detenidos. 

También se encontraron los impresionantes colmillos de Satao, quizás los mayores colmillos de elefante del mundo que se han podido documentar. Cada uno de ellos tenía una longitud de 2 metros de largo y un peso de aproximadamente 50 kilos. 

Aún mayor en tamaño que Satao, y probablemente el elefante actual más grande del mundo, es un ejemplar de elefante africano de sabana que fue cazado en Angola en 1956. Las dimensiones de este elefante macho batieron todos los récords conocidos, ya que el animal registró una altura de 3,96 metros y un peso de casi 11 toneladas. Quizás el mayor elefante africano de la historia o, al menos, el elefante más grande que se ha registrado y documentado. 

Unos años después de su caza, en 1959, el animal fue donado al Museo Smithsonian de Historia Natural, y se le dio el nombre de "Henry". Tras ser disecado y expuesto al público, Henry es visitado en la actualidad por millones de personas todos los años, y es una de las grandes atracciones del museo. 

El elefante Henry en el museo Smithsonian


El mayor elefante de la historia

Tradicionalmente se han considerado a los mamuts (Mammuthus) y particularmente al mamut lanudo (Mammuthus primigenius) como el género de la familia de los elefantes más grandes que han existido. Sin embargo, existió otro gigantesco elefante prehistórico mucho mayor. 

Se trata del Palaeoloxodon namadicus o elefante asiático de colmillo recto, una especie ya extinta de elefantes que vivió en Asia, principalmente en la India, China y Japón, y se extinguió durante el Pleistoceno tardío (hace aproximadamente 50.000 años). Debido a su colosal tamaño, pudo haber sido incluso el mayor mamífero terrestre de la historia, rivalizando con el gigantesco Paraceratherium.

Gracias a los diferentes restos fósiles que se han encontrado a lo largo de los años de este animal, se estima que el tamaño del Palaeoloxodon namadicus pudo superar fácilmente los 5 metros de altura hasta los hombros, con un peso superior a las 22 toneladas

Un impresionante mamífero prehistórico que es probablemente el elefante más grande de la historia

Tamaño del Palaeoloxodon namadicus, el elefante más grande de la historia

La saga de novelas de intriga de Ilse Beck

Además de una apasionada lectora de thrillers y novelas de intriga y misterio, la escritora Ava Strong es la autora de la serie de novelas de intriga protagonizadas por Ilse Beck, una psicóloga convertida en agente especial del FBI. 

Ava Strong hizo su debut con una serie de thrillers protagonizados por Remi Laurent, aunque sería un tiempo después, con la saga de Ilse Beck, cuando alcanzaría una mayor popularidad. Lanzados originalmente en inglés y convertidos en Bestseller, los libros de Ilse Beck han sido finalmente traducidos a varios idiomas, entre los que se incluye también el español

La protagonista de esta trama de misterio y suspense es Ilse Beck, quien tras sufrir una traumática infancia en la Selva Negra de Alemania se mudó a Estados Unidos, donde se convirtió en una reputada psicóloga especializada en tratar el estrés postraumático que han sufrido las víctimas supervivientes de los asesinos en serie

En el primer libro de la saga, titulado No como nosotros - Un thriller de la agente del FBI Ilse Beck (Not Like Us), Ilse tendrá que tratar a una paciente que ha sido atacada por un asesino en serie cerca de una carretera de montaña. El asesino aún anda suelto y su paciente cree que le está vigilando y podría atacarla de nuevo en cualquier momento. Ilse no solo tendrá que buscar la mejor manera de ayudar a su paciente, sino también enfrentarse al trauma de su propio pasado mientras colabora con un peculiar agente del FBI cuando aparecen más víctimas. 

No como nosotros es un vertiginoso thriller oscuro de intriga, suspense y misterio, disponible actualmente en español, y se puede adquirir (de momento solo en eBook) a través de Amazon: 


Libro No como nosotros - Ilse Beck


La saga de thrillers protagonizados por Ilse Beck continúa con los libros "No como parecía" (Libro 2); "No como ayer" (Libro 3) y "No como esto" (Libro 4) y se pueden encontrar también tanto en Amazon como en otras librerías en línea.