miércoles, 9 de octubre de 2019

Abandonware, videojuegos y software del pasado

La nostalgia es uno de los principales atractivos del Abandonware, un término que se ha popularizado en los últimos años gracias a Internet, pero que habitualmente crea muchas dudas sobre su significado y sus límites.

Abandonware, videojuegos y software del pasadoSi buscamos una definición exacta sobre qué es el Abandonware, se podría considerar a un producto, generalmente software, que con el tiempo ha pasado a ser ignorado por su propietario o fabricante, y que por lo tanto no cuenta con ningún tipo de soporte disponible.

La vida comercial de los videojuegos o del software en general es especialmente corta, por lo que en algunos casos dicho software podría estar aún sujeto a Copyright o derechos de autor y ser considerado piratería, sin embargo es habitual que el propietario de los derechos del software no se interese por este aspecto, dejando que se comparta en Internet de forma libre y gratuita.

El software o los videojuegos "Abandonados" suelen referirse a un producto que ya no está disponible para su compra legal, y para el que los sistemas operativos o las platafomas de hardware han evolucionado hasta tal punto, que el creador del software considera que no merece la pena seguir dando soporte al producto para adaptarlo a los nuevas tecnologías.

De esta forma, el dueño de los derechos de autor prefiere ignorar cualquier aspecto relacionado con su software, pasando entonces a ser considerado Abandonware. Un buen ejemplo en este sentido son las antiguas computadoras Apple anteriores a la aparición del Macintosh.

Como respuesta a su falta de disponibilidad, el software antiguo se comenzó a distribuirse poco después del comienzo de la informática personal, pero la actividad era relativamente baja hasta la llegada de Internet, creciendo el interés especialmente por los juegos antiguos o videojuegos retro.

Logo Abandonware RingEl origen del término Abandonware se remonta al año 1996, cuando fue acuñado por primera vez por Peter Ringering combinando las palabras "Abandoned" y "Software". Este aficionado a los videojuegos encontró sitios web dedicados a los juegos clásicos que eran similares al suyo. Contactó a sus webmasters y formó el "Anillo Abandonware" (Abandonware Ring) en febrero de 1997.

A los pocos meses comenzaron a recibir reclamaciones de la Asociación de Software Digital Interactivo, lo que provocó el cierre de la mayoría de estas primeras páginas web dedicadas al Abadonware. Sin embargo también se creó un efecto inesperado, surgiendo más sitios web y organizaciones abandonware que superaron en número a las del Anillo original, con páginas como Abandonia o Home of the Underdogs entre las más populares.

Durante los años siguientes, muchas páginas de Abandonware recibieron permisos directamente de los desarrolladores de los videojuegos y de los titulares de derechos de autor para que continuaran con su trabajo. Incluso algunos creadores de estos videojuegos clásicos alentaron y participaron en proyectos para rescatar juegos antiguos, con iniciativas como "MAME" (Multiple Arcade Machine Emulator) o "ScummVM".

Arcade Atari AsteroidsSi bien el Abandonware se ha asociado en muchas ocasiones a la piratería, el concepto de Abandonware en realidad es otro. Una vez que un producto de software se ha convertido en software abandonado para un desarrollador, incluso el software históricamente importante podría perderse para siempre muy fácilmente. Uno de los muchos ejemplos es lo sucedido tras el cierre de Atari en Sunnyvale, California, en 1996, cuando el código fuente original de varios hitos de la historia de los videojuegos como "Asteroids" (1979) o "Centipede" (1981) acabó literalmente en la basura.

Varios sitios web de Abandonware ofrecen archivos para descargar de forma gratuita, incluyendo el denominado "Freeware", un tipo de software lanzado directamente como gratuito para los usuarios, pero también versiones antiguas de aplicaciones que son difíciles de encontrar por cualquier otro medio. Gran parte de este software se ajusta a la definición de "software que ya no es actual, pero sigue siendo interesante", pero la línea que separa el uso y la distribución del abandonware de la infracción de derechos de autor es en ocasiones difusa.

Para evitar posibles reclamaciones de la DMCA (Digital Millennium Copyright Act) muchas páginas de Abandonware no alojan ningún contenido propio, y utilizan diversos filtros para asegurarse que su contenido es legal. Por ejemplo, enlazan exclusivamente software o videojuegos que cuentan con derechos de distribución gratuita, que no es posible adquirirlos actualmente de ningún otro modo, o si por algún motivo estos juegos vuelven a distribuirse comercialmente por parte de sus propietarios, enlazando directamente con plataformas oficiales de distribución digital como GOG (Good Old Games), Steam o Humble Bundle.

Un caso particular es el del denominado "Archivo de Internet" (Archive.org), donde se ha creado un apartado específico denominado "software antiguo" (Vintage Software Collection), como una forma de preservar estos programas casi olvidados. El proyecto se sustenta en una exención de la Ley de Derechos Digitales de los Estados Unidos (DMCA) que se ha extendido indefinidamente a la espera de nuevas reglamentaciones.

Colección de Software antiguo de Archive.orgAdemás del "Vintage Software", la web Archive.org ofrece desde 2013 todo tipo de videojuegos clásicos para descargar o jugar en el navegador mediante el emulador "MESS" (Multi Emulator Super System), juegos para PC o MS-DOS emulados con DOSBox y una amplia colección de la edad de oro de los videojuegos de Arcade que utilizan el popular emulador MAME. Si bien los juegos están disponibles para cualquiera, teóricamente su uso está limitado exclusivamente a "uso escolar y para la investigación".

Archive.org no es la única organización que se dedica a preservar y rescatar el software o los videojuegos del pasado. Desde 2006, la Biblioteca del Congreso comenzó también la preservación de los videojuegos clásicos, contando en la actualidad con una colección que supera los 3.000 títulos de todo tipo de plataformas.

Otras iniciativas similares son las del Centro Internacional para la Historia de los Juegos Electrónicos (ICHEG), el Computer History Museum (CHM), el archivo de Software de Japón, la Federación Europea de Archivos de Juegos, Museos y Proyectos de Preservación (EFGAMP) que desde 2012 busca "preservar el legado de los juegos", o el museo MOMA de Nueva York.

En algunos casos han sido los propios desarrolladores originales quienes han entregado a los fans el código fuente del sofware o de los videojuegos para su preservación a largo plazo. Es el caso de la serie de videojuegos Wing Commander, varios títulos de la saga Ultima, o el curioso caso ocurrido en 2008 cuando el código fuente de todos los videojuegos de Infocom se subió por su creador a al Archivo de Internet.

Colección de videojuegos de InfocomComo respuesta a este interés por el Abandonware y los videojuegos retro, con el tiempo han surgido diversas comunidades y foros de Abandonware donde los aficionados proporcionan su propio soporte y ayuda a estos videojuegos casi olvidados, haciendo en ocasiones ingeniería inversa y desarrollando sus propios parches no oficiales.

Una de las consecuencias de esta especie de "limbo legal" en el que se encuentra este software, es que en realidad no existe ninguna lista oficial de programas o videojuegos en Abandonware.

Aunque a veces se confunden los términos, en la mayoría de los casos, el software clasificado como Abandonware no está en el dominio público, ya que nunca se ha revocado oficialmente su copyright original y algunas compañías o individuos aún pueden tener derechos sobre la obra. Sin embargo, este software es tecnológicamente obsoleto y, por lo tanto, no tiene ya valor comercial, lo que puede permitir que el producto caiga de facto en el dominio público con el paso del tiempo.

Esto ha llevado también a que aparezcan términos supuestamente relacionados como las "Abandonmovies", que hace referencia a supuestas películas que están actualmente "Abandonadas". En realidad se trata de un concepto inexacto que no aplica de la misma forma a las producciones cinematográficas, ya que las películas o documentales pueden pasar al dominio público por diferentes motivos o incluso ser publicadas directamente por sus creadores de manera gratuita.

A diferencia del software, en el caso del cine sí existen listas fiables de películas en dominio público o libres de derechos de autor. El mismo Archivo de Internet cuenta con una buena colección de ellas, y también se pueden encontrar páginas especializadas en este tipo de películas y documentales como la web Cine Libre Online.

La Abadía del Crimen, mítico videojuego de Opera SoftEn todo caso, el conflicto del Abandonware con los derechos de autor es habitualmente complejo ya que cada país cuenta además con sus propias leyes, y así se puede encontrar software, programas o videojuegos que se pueden distribuir gratis y legalmente en algunos países pero que están protegidos en otros. En ocasiones sin embargo, no hay duda al respecto.

Un peculiar ejemplo es el sucedido en España con gran parte de los videojuegos de la Edad de Oro del Software español. Durante los años 80, diversas empresas españolas como Indescomp, Dinamic Software, Topo Soft, Made in Spain, Opera Soft o Zigurat, lanzaron una serie de videojuegos de gran éxito en la época. La mayoría de estas compañías acabaron cerrando con el tiempo, y fueron los propios desarrolladores de los juegos quienes los acabaron publicando libremente en Internet para que estos míticos títulos no se perdieran, siendo uno de los mejores ejemplos de Abandonware totalmente legal.

A veces son las propias comunidades de usuarios y aficionados quienes convencen a las empresas para que renuncien voluntariamente a los derechos de autor sobre el software, lo pongan en el dominio público o lo vuelvan a licenciar como software libre o como software gratuito (Freeware). Y en ocasiones tienen éxito.

La compañía electrónica Amstrad lleva años aceptando la emulación y distribución gratuita de software y ROMS para sus antiguos ordenadores CPC y para el clásico ZX Spectrum (que Amstrad acabó adquiriendo). Conocidas compañías como Id Software o 3D Realms han lanzado el código fuente para los motores de juegos de algunos de sus títulos más antiguos bajo una licencia de software libre, con el objetivo de que las propias comunidades de usuarios puedan proporcionar soporte técnico adicional, como corregir errores o realizar adaptaciones de compatibilidad.

Aventura gráfica Monkey Island en ScummVMAl Lowe, programador y diseñador durante años para la compañía Sierra On-Line, y creador de la popular saga "Leisure Suit Larry", lleva años ofreciendo la descarga gratuita de varios de sus videojuegos a través de su página web: Al Lowe's Humor Site

Siguiendo estas iniciativas, los estudios Revolution Software acabaron lanzando su aventura gráfica "Beneath a Steel Sky" (1994) como software gratuito, entregando el código fuente del motor del juego a los desarrolladores de ScummVM para ayudar en el proyecto.

De una forma o de otra, lo cierto es que el Abandonware ha servido para que muchos programas y videojuegos no se perdieran ni cayeran en el olvido. En palabras de Tim Schafer, diseñador de videojuegos que trabajó para LucasArts más de 10 años, participando en clásicos como "The Secret of Monkey Island", "Full Throttle", "Grim Fandango" o "Day of the Tentacle":

"La mayoría de los fabricantes de juegos ya no viven de los ingresos de estos viejos juegos. La mayoría de los equipos creativos detrás de todos esos videojuegos hace tiempo que dejaron las compañías que los publicaron, por lo que no hay forma de que las personas que lo merecen sigan cobrando sus royalties. Así que adelante, ¡Difunde el amor!".

Habitación retro dedicada a los videojugos antiguos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...