domingo, 4 de febrero de 2018

Felinos prehistóricos

Antes de que el ser humano llegara a la cúspide de la cadena alimenticia, los felinos ya destacaban entre los depredadores más exitosos y poderosos en casi todo el planeta. Los primeras especies de felinos (félidos o felidae) surgieron durante el período Oligoceno, hace unos 25 millones de años, con la aparición de felinos primitivos como el Proailurus o el Pseudaelurus.

Felinos prehistóricosSe cree que los primeros felinos prehistóricos se originaron en Asia, y se extendieron desde este continente al resto del planeta, siendo probablemente todos las especies de felinos actuales descendientes de un ancestro común.

Conocidos por su gran sigilo cuando cazan, en la actualidad podemos encontrar 41 especies de felinos, aunque por desgracia muchas de estas especies se encuentran actualmente en un número reducido de individuos debido a factores como la destrucción de su hábitat o la caza. A pesar de ello, aún podemos contemplar algunos grandes felinos como leones, tigres, jaguares o leopardos, que siguen causando una gran admiración o incluso temor al ser humano. Grandes depredadores que pueden alcanzar un gran tamaño, pero que son eclipsados si los comparamos con sus antepasados ya extintos, los felinos prehistóricos.

Estos gigantescos mamíferos prehistóricos eran por lo general notablemente más fuertes y grandes que sus parientes actuales, llegando también en algunos casos incluso a convivir con el hombre. Los felinos prehistóricos eran superdepredadores de su época, tan impresionantes como letales, siendo probablemente los mayores felinos que han existido, con especies como el Smilodon (dientes de sable) o el león de las cavernas (Panthera leo atrox) considerados habitualmente los felinos más grandes de la historia.

Guepardo gigante


El guepardo gigante (Acinonyx pardinensis) pertenece a la misma especie de felinos que los actuales guepardos (Acinonyx) y era probablemente muy similar en aspecto, pero con un tamaño mucho mayor, siendo aproximadamente el doble de grande que sus parientes de la actualidad.

El guepardo gigante Acinonyx pardinensisEste mamífero carnívoro ya extinto vivió en Asia y Europa durante el Pleistoceno, habitando generalmente en bosques no muy frondosos donde podía cazar con facilidad. Su tamaño era considerable, ya que la altura y el tamaño del guepardo gigante era similar a la de un león africano, llegando a medir 90 centímetros hasta los hombros, cerca de dos metros de longitud (sin contar los 140 cm de cola) y un peso estimado de entre 120 y 150 kilos.

Debido a su tamaño, se discute si este guepardo prehistórico era capaz de ser tan rápido como el actual guepardo (Acinonyx jubatus), considerado el animal terrestre más veloz del mundo. Algunos investigadores apuntan que a pesar de tener un mayor peso, también contaba con ventajas considerables como patas más largas, o pulmones más grandes y un mayor corazón, por lo que estiman que el guepardo gigante podía superar los 115 km/h de velocidad máxima a la carrera.

Además, debido a las características de sus garras, no era un buen trepador, por lo que su método de caza se basaba por lo general en rápidas carreras hasta atrapar a la presa y darla muerte con sus poderosas mandíbulas.

Este gigantesco felino prehistórico se acabó extinguiendo durante la última Edad de Hielo (Glaciación Würm), debido probablemente la competencia existente con otros felinos como el leopardo, los jaguares o los guepardos actuales.

Comparación tamaño Guepardo gigante prehistórico con un guepardo actual

Machairodus kabir


El Machairodus es una gigantesca especie de felino dientes de sable que surgió a finales del Mioceno, hace aproximadamente 12 millones de años, y habitó en Europa, Norteamérica, Asia y África hasta su extinción durante el Plioceno, hace 200.000 años.

Mandíbula Machairodus kabirLa especie Machairodus kabir es probablemente uno de los mayores felinos que ha existido. Los restos fósiles de este animal encontrados en Chad, África, sugieren que podía llegar a superar los 400 kilogramos de peso, siendo casi del tamaño de un pequeño caballo.

Debido a su físico, un animal muy fuerte pero con patas cortas, no estaba acostumbrado a las persecuciones, por lo que su método de caza se basaba probablemente en las emboscadas, siendo un gran saltador. Perteneciendo a la familia "dientes de sable", los colmillos del Machairodus no eran especialmente largos, y podía cerrar la mandíbula con facilidad para atrapar a sus presas.

Entre sus víctimas se encontraban toda clase de herbívoros que habitaban en bosques abiertos, entre las que se incluyen caballos prehistóricos como el Hipparion, el curioso Aceratherium (un rinoceronte sin cuernos), mastodontes, o jirafas y antílopes prehistóricos.

Felino prehistórico Machairodus kabir

León de las cavernas


El león cavernario (Panthera leo spelaea) fue una gigantesca subespecie de león ya extinto, y uno de los mayores depredadores del continente europeo durante la época del Pleistoceno.

Panthera leo spelaea en pinturas rupestres de una cueva de FranciaEste felino prehistórico surgió hace aproximadamente 400.000 años, y se sabe que llegó a convivir con el hombre hasta su extinción durante la última Edad de hielo. El león de las cavernas era un carnívoro conocido por los hombres prehistóricos, ya que además de diversos fósiles, se han encontrado también en varias cuevas de Europa pinturas rupestres y estatuas de este formidable animal, por lo que se cree que el león cavernario era temido o incluso venerado por los humanos prehistóricos.

El tamaño del león de las cavernas podía superar los 2 metros de longitud (sin contar la cola), una altura de 1,2 metros hasta los hombros y un peso estimado de entre 320 y 360 kilogramos, siendo aproximadamente un 10% más grande que cualquier gran león macho moderno.

A pesar de ser considerado un animal de las cavernas, principalmente porque la mayoría de fósiles se han encontrado en cuevas, en realidad es poco probable que éste fuera su hábitat, ya que solía frecuentar las praderas o los bosques donde podía encontrar herbívoros para cazar más fácilmente. Su extinción se cree que se produjo durante la última Edad de Hielo, sin embargo se han encontrado indicios de que este felino prehistórico pudo haber sobrevivido hasta hace poco más de 2.000 años en algunos lugares de Europa.

León cavernario Panthera leo spelaea

Xenosmilus


El Xenosmilus hodsonae (literalmente "extraño puñal") es una especie extinta de felino dientes de sable emparentado con el conocido Smilodon. Su nombre científico es debido a sus dientes, ya que en lugar de ser largos como cuchillas, típicos de las especies dientes de sable, los colmillos del Xenosmilus eran cortos y más gruesos, con bordes dentados para cortar la carne.

Esqueleto Xenosmilus hodsonaeLa forma de caza del Xenosmilus era realmente brutal. En lugar de estrangular a sus presas como la mayoría de los grandes felinos, este depredador arrancaba un trozo de carne a su víctima de un mordisco y esperaba a que se desangrara.

Su tamaño era similar a los grandes leones y tigres macho actuales, pero mucho más robusto, con extremidades cortas y fuertes y un poderoso cuello. El Xenosmilus podía llegar a medir entre 1,7 y 1,8 metros, con un peso estimado de 230 kilogramos, aunque algunas estimaciones han llegado a dar a este animal hasta un peso cercano a los 400 kilos.

La especie vivió durante el Pleistoceno pero no se sabe con seguridad cuando se extinguió, si llegó a convivir con el hombre, o incluso si el ser humano fue una de sus presas.

Felino prehistórico Xenosmilus hodsonae

Jaguar gigante


Los jaguares actuales son felinos relativamente pequeños si los comparamos con otras especies como leones y tigres, ya que por lo general su peso promedio es de entre 60 y 100 kilos. En tiempos prehistóricos sin embargo, en América del Norte y América del Sur habitaban gigantescos jaguares pertenecientes a la misma especie que los jaguares de hoy (Panthera onca), pero mucho más grandes.

Panthera onca augustaExiste poca información sobre los jaguares gigantes prehistóricos ya que apenas se han encontrado restos fósiles. Se sabe que formaron dos especies distintas, la especie Panthera onca mesembrina que habitó principalmente en Sudamérica, y la especie Panthera onca augusta que vivió en Norteamérica.

Estos jaguares gigantes eran aproximadamente del tamaño de un tigre macho adulto actual, aunque probablemente más fuerte y con una mordida más poderosa. Su cola y sus extremidades eran también más largas que las de los jaguares actuales, y su hábitat se cree que eran las llanuras abiertas originalmente, sin embargo debido a la competencia con otros grandes felinos tuvieron que adaptarse a entornos más boscosos, desarrollando así su apariencia de patas cortas.

Ambas especies de jaguares gigantes prehistóricos surgieron hace aproximadamente 2 millones de años durante el Pleistoceno, y se extinguieron hace 11.000 años durante la última Edad de Hielo.

Comparación tamaño Jaguar gigante prehistórico

Homotherium


Conocido popularmente como "Felino de dientes de cimitarra", el Homotherium es probablemente el felino prehistórico más exitoso que habido, adaptándose a todo tipo de hábitats en América del Norte y del Sur, Europa, Asia y África, y logrando sobrevivir durante más de 4 millones de años.

Mandíbula HomotheriumA diferencia de otros felinos prehistóricos, el Homotherium no destacó por su tamaño, ya que tenía una altura aproximada de un metro y un peso cercano a los 200 kilos, similar al tamaño de un león actual. Sin embargo, su mandíbula era realmente poderosa, con dos grandes dientes de sable con los que podía perforar, levantar las presas y llevárselas. Sus patas delanteras eran muy largas, con dos patas traseras más cortas que le deban una apariencia más similar a las hienas que a los felinos.

Gracias a su gran adaptabilidad, el Homotherium se extendió por casi todo el planeta y la especie prosperó durante cuatro millones de años. Sin embargo con la llegada de la última glaciación, comenzó un rápido declive de este depredador cuando comenzaron a escasear las presas, incluyendo entre ellas el mamut, los mastodontes u otras especies de mamíferos prehistóricos gigantes.

Felino prehistórico Homotherium Serum

León americano


El león de las cavernas o león americano (Panthera leo atrox) fue una subespecie de león prehistórico que vivió en Norteamérica durante el Pleistoceno, hace entre 340.000 y 11.000 años. Es considerado habitualmente como el felino más grande de la historia, siendo aproximadamente un 25% más grande que un león macho adulto moderno.

León americano - Panthera leo atroxLas estimaciones del tamaño del león americano varían según los diferentes estudios y restos fósiles que se han analizado. Este gran depredador prehistórico medía entre 1,6 y 2,5 metros de longitud hasta la base de la cola, y podía llegar a superar los 1,2 metros de altura hasta los hombros. Su peso promedio estaba entre 250 y 350 kilogramos, aunque se han encontrado algunos ejemplares de macho adulto realmente enormes que podían llegado a alcanzar un peso de 470 kilos.

Habitó en gran parte del continente americano, distribuyéndose desde Alaska hasta Perú, siendo su hábitat natural las sabanas y grandes praderas, y utilizando probablemente las cuevas como refugio. Entre sus presas se encontraban grandes herbívoros prehistóricos como ciervos, caballos, camellos, tapires, bisontes americanos o mamuts.

El león de las cavernas americano fue probablemente el depredador dominante de su época, superando a otros grandes carnívoros como lobos gigantes (Canis dirus), otros felinos prehistóricos o incluso gigantescos animales como el oso de cara corta (Arctodus), uno de los mayores osos que han existido.

La especie se extinguió como la mayor parte de la megafauna del Pleistoceno, hace 11.000 años, durante el conocido como "Evento de extinción del Cuaternario". Debido a su apodo de león de las cavernas, la especie Panthera leo atrox es habitualmente confundida con su pariente europeo (Panthera leo spelaea), otro gran depredador prehistórico pero algo menor de tamaño.

Comparación tamaño Panthera leo atrox

Smilodon populator


La especie Smilodon (literalmente "dientes de cuchillo") es uno de los depredadores prehistóricos más populares y formidables, siendo también el género de dientes de sable por excelencia.

Existen tres especies conocidas de Smilodon que vivieron en América del Norte y América del Sur. La especie más pequeña, Smilodon gracilis, era aproximadamente del tamaño de un jaguar moderno, mientras que Smilodon fatalis era tan grande como un león. Sin embargo, el Smilodon populator de Sudamérica empequeñeció a ambos.

Fósil felino pregistórico Smilodon populatorEl Smilodon populator medía 1,15 metros de altura hasta los hombros, y pesaba de promedio 350 kilogramos, aunque un macho adulto totalmente desarrollado podía llegar a superar los 400 kilos, siendo por ello un claro candidato al honorífico título de "el mayor felino de la historia".

Debido a su peso y su tamaño, el Smilodon populator no era tan ágil como los felinos modernos, pero era mucho más fuerte y robusto. Contaba con unas largas garras para agarrar a su presas y unos enormes colmillos que podían alcanzar los 30 centímetros de longitud, idóneos para causar lesiones mortales a mamuts, perezosos terrestres y posiblemente a cualquier animal grande que tuviera la mala suerte de encontrarse con este superpredador.

Este felino prehistórico se extinguió hace 10.000 años, lo que significa que se encontró con humanos, siendo muy probablemente también una de sus presas en ocasiones (aunque también fue cazado por los humanos prehistóricos). Como uno de los depredadores supremos durante millones de años, el Smilodon populator comenzó a declinar cuando el nivel del mar bajó y América del Norte se conectó con Sudamérica durante el "Gran intercambio americano". Con la lenta desaparición de sus presas, el Smilodon fue incapaz de adaptarse para cazar presas más pequeñas debido a su robusto cuerpo, extinguiéndose debido a la falta de alimento.

Smilodon populator - Dientes de sable

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...