domingo, 28 de mayo de 2017

Magda Goebbels, la gran dama del Tercer Reich

Como amante de Hitler durante años, Eva Braun se convirtió en la primera dama del Tercer Reich tras casarse con el Führer el 29 de abril de 1945. Sin embargo este puesto de honor le duró apenas un día, ya que ambos se suicidarían en el Búnker de la Cancillería (Führerbunker) al día siguiente, cuando las tropas del ejército soviético estaban ya tomando Berlín.

Magda Goebbels, la gran dama del Tercer ReichDebido a que Adolf Hitler y Eva Braun mantuvieron su romance en secreto, los alemanes no sabrían de su relación hasta después de acabar la Segunda Guerra Mundial, siendo otra mujer quien llenaría las páginas de las revistas durante la Alemania Nazi.

Magda Goebbels, esposa del ministro de propaganda Joseph Goebbels y madre de familia numerosa, fue condecorada por Hitler como la mejor madre del Tercer Reich. Gracias a su elegancia, su educación y sus exquisitos modales, Magda Goebbels se convirtió en la imagen femenina del régimen, siendo públicamente la gran dama del Tercer Reich hasta su muerte. Pocas horas después de la muerte de Hitler y ante la inminente derrota de Alemania, Magda se suicidaba junto a su esposo en el Búnker de Hitler, envenenando también a sus seis hijos para que "no tuvieran que soportar el mundo que les esperaba tras la guerra".

Nacida en Berlín en 1901, Johanna Maria Magdalena Goebbels, conocida popularmente como Magda Goebbels, era hija de una relación extramatrimonial entre su madre Auguste Behrend y el ingeniero Oskar Ritschel, con quien se casaría poco después para erradicar toda duda sobre la paternidad de Magda. En todo caso, el matrimonio no duraría mucho, divorciándose en 1904.

Auguste Behrend, la madre de Magda GoebbelsEn 1906, la joven Magda se fue a vivir con su padre a Bruselas, donde ingresó en el convento de las ursulinas del Sacre-Coeur en Vilvoorde. Dos años después, la madre de Magda se casó en 1908 con Richard Friedländer, un rico fabricante de pieles de origen judío con quien Magda mantuvo una muy buena relación, y que según algunas fuentes, podía haber sido en realidad su padre biológico. La pareja se trasladó ese mismo año a Bruselas para seguir de cerca la educación de Magda.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 se vieron obligados a abandonar Bruselas y se trasladaron a Berlín, donde Magda comenzó a asistir al instituto Kolmorgen Lycée. Fue también en ese año cuando su madre se divorció de nuevo, sin embargo, Magda comenzó a usar el apellido Friedländer como prueba de su afecto por su padrastro. La joven Magda ya comenzaba a destacar en la alta sociedad berlinesa por sus exquisitos modales y su gran belleza. En 1919, Magda Friedländer ingresaba en el prestigioso "Holzhausen Ladies College" para completar su formación, situado cerca de Goslar (Baja Sajonia).

En uno de los viajes de vuelta en tren al internado, tras pasar las vacaciones de verano de 1920, la joven Magda conoció a quien sería su primer marido, Günther Quandt, un rico industrial alemán que le doblaba la edad. Para poder casarse, Quandt le exigió que recuperara su apellido Ritschel (más germano y libre de connotaciones judías) y que abandonara el catolicismo para convertirse al protestantismo. La pareja finalmente se casó el 4 de enero de 1921, naciendo su primer hijo, Harald, el 1 de noviembre de 1921 (el marido tenía otros dos hijos de su matrimonio anterior).

Magda Goebbels de jovenA pesar de su primer hijo, el matrimonio Quandt no era feliz y pronto empezaron los problemas. Magda era rechazada abiertamente por la familia de su marido, quien además pasaba poco tiempo con ella, más preocupado por la prosperidad de sus negocios. Magda se vio agobiada rápidamente por tener que convertirse en una esposa al cuidado del hogar y de seis niños: Harald, los dos hijos de su marido, y otros tres niños de un amigo fallecido.

Se cree que en 1928, Magda inició un romance con Haim Arlozoroff, un líder sindicalista y sionista convencido que defendía la creación del Estado de Israel y el retorno de los judíos a su Tierra (Canaán). Cierto o no el rumor, en todo caso su marido Günther Quandt contrató unos detectives que descubrieron el adulterio de su esposa, divorciándose de ella en 1929. Para evitar el escándalo, el divorcio se hizo de manera discreta, otorgando a Magda una buena pensión y un magnífico apartamento en una de las mejores zonas de Berlín.

La noticia del divorcio corrió como la pólvora en la sociedad de la época, apareciendo casi al instante numerosos pretendientes, destacando entre ellos un sobrino del presidente estadounidense Herbert Hoover, quien viajó desde Estados Unidos para pedirle que se casara con él. El asunto no llegó a más ya que ambos sufrieron un aparatoso accidente de coche donde resultaron heridos.

Joseph Goebbels dando un discurso en 1930La vida de Magda daría un giro radical en el verano de 1930, cuando asistió a una reunión del NSDAP (Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán) en Berlín, donde Joseph Goebbels era el principal orador. Magda quedó cautivada por la forma de dirigirse a las masas de Goebbels y el 1 de septiembre de 1930 se unió al partido haciendo trabajos voluntarios. En poco tiempo pasó de la delegación local del partido a la sede en Berlín donde acabó trabajando para Goebbels, quien por entonces era "Gauleiter" (líder de zona del partido nazi).

Joseph Goebbels rápidamente se fijó en Magda y ambos iniciaron una relación a principios de 1931. Su apartamento en Berlín en Reichkanzlerplatz (hoy renombrada como Theodor-Heuss-Platz) se convirtió en el lugar favorito de reunión para Adolf Hitler y otros miembros del NSDAP.

Por aquella época, el partido nazi buscaba llegar a las masas para seguir ascendiendo, necesitando de una "Gran Dama" que se convirtiera en la imagen femenina del partido. Hasta esos momentos, el papel le había correspondido a Carin von Kantzow, la bella esposa de Hermann Göring que había emigrado desde Suecia a Westfalia. Sin embargo, tras su muerte en octubre de 1931 con 43 años de edad, el NSDAP no contaba con ninguna Gran Dama capaz de desempeñar este papel y llenar las revistas.

Tras conocer a Magda, Adolf Hitler quedó enormemente impresionado, viendo en ella una mujer elegante, con clase y acostumbrada a moverse entre la alta sociedad, justo lo que el partido necesitaba. El afecto era mutuo, ya que Magda consideraba a Hitler su ídolo, algo que llegó a traer ciertos problemas en la pareja por los celos de Joseph Goebbels. Según la cineasta alemana Leni Riefenstahl, célebre por sus películas de propaganda nazi como "El triunfo de la voluntad" y "Olympia", Magda en realidad estaba enamorada de Hitler.

Boda de Magda y Joseph Goebbels con Hitler como padrinoHitler tenía la intención de permanecer soltero y ejerció cierta presión sobre la pareja para que se casaran lo antes posible. Su intención era clara, convertir a Magda Goebbels en la primera dama del Tercer Reich.

El 19 de diciembre de 1931 Magda y Joseph Goebbels se casaban en una finca situada en la localidad de Severin, con Adolf Hitler como padrino de boda. Hitler se convirtió en un amigo muy cercano a la pareja y para que gozaran de una buena vida, duplicó el sueldo de Joseph Goebbels.

El matrimonio de Magda con un destacado miembro del partido nazi, fue un duro golpe para su padrastro Richard Friedländer, quien rompió todos los lazos afectivos con ella, muriendo años después como prisionero del campo de concentración de Buchenwald.

Durante los siguientes años, Magda Goebbels se convirtió en madre de familia numerosa, nombrando a sus hijos con la inicial "H" en honor de Hitler. Del matrimonio Goebbels nacerían seis hijos: Helga Susanne; Hildegard "Hilde" Traudel; Helmut Christian; Holdine "Holde" Kathrin; Hedwig "Hedda" Johanna y Heidrun "Heide" Elisabeth. Durante los primeros años, era habitual que Hitler visitara a la pareja en su apartamento de Berlín y jugara con los niños.

Adolf Hitler con Helga y Hilde GoebbelsEn enero de 1933, Adolf Hitler fue nombrado Canciller imperial (Reichskanzler) y al año siguiente se proclamó Führer, iniciando en Alemania el gobierno del Tercer Reich con el partido nazi como el único partido de Alemania. Hitler nombró a Joseph Goebbels el 14 de marzo de 1933 "Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda", siendo el ministro más joven del gabinete, con 35 años. Desde ese momento, su esposa Magda Goebbels se convirtió oficialmente en la Gran Dama del Reich, aunque ya lo era de facto tiempo antes, siendo la protagonista femenina de las fiestas y eventos públicos del régimen nazi, destacando notablemente por encima de las demás esposas de los altos miembros del partido.

Todo parecía ir viento en popa para Magda Goebbels, proclamada una de las mujeres más importantes de la Alemania Nazi, condecorada por Hitler con la Cruz de Honor de la Madre alemana y la imagen femenina del Reich. Sin embargo las cosas comenzaron a cambiar a partir de 1935, cuando Hermann Göring, comandante supremo de la Luftwaffe, se casó en abril de 1935 con Emmy Sonnemann, una conocida actriz alemana. Debido al alto cargo que ocupaba su marido, lugarteniente de Hitler y uno de los hombres más importantes del partido nazi, Emmy Göring se convirtió por derecho en la Primera Dama del Tercer Reich, desplazando a Magda Goebbels a un segundo plano.

A pesar del distinguido puesto de honor que pasó a ocupar, Emmy Göring no jugó muy bien sus cartas. Eran habituales sus desprecios hacia Eva Braun, a quien no soportaba. Un enojado Hitler ordenó a Hermann Göring que su esposa tratara a Eva Braun con respeto, perdiendo Emmy rápidamente el favor del Führer por este asunto.

Joseph Goebbels con la actriz Lida Baarova al fondoPor su parte, a Magda se le sumó un nuevo problema. Joseph Goebbels era un conocido mujeriego, algo que era tolerado hasta cierto punto por su esposa para evitar un escándalo (también existían rumores de adulterio por parte de Magda). La situación estalló tras los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, donde su marido había conocido a la actriz checa Lida Baarova, comenzando ambos una intensa relación en el invierno de 1937. La situación se hizo insostenible cuando Goebbels comenzó a asistir a actos públicos con la actriz, algo que Magda no pensaba tolerar y el 15 de agosto de 1938 tuvo una larga charla con Hitler para solucionar el problema, amenazando con un sonoro divorcio.

Hitler no quería un escándalo que involucrase a uno de sus ministros y zanjó el asunto exigiendo a Joseph Goebbels que rompiera su relación con Lida Baarova de inmediato. Tras la ruptura, se cancelaron todos los contratos que tenía la actriz, teniendo que abandonar poco después Alemania.

Tras la reconciliación del matrimonio Goebbels, Hitler ordenó que se tomaran fotos publicitarias juntos con la pareja reconciliada en octubre de 1938. Como resultado del arreglo hecho por el Führer, nacería la última hija de la pareja en 1940, Heidrun.

Magda Goebbels charlando con HitlerDurante la Segunda Guerra Mundial, Magda Goebbels fue la imagen modelo de una madre de familia patriótica nacionalsocialista. Se preparó como enfermera de la Cruz Roja y trabajó en la empresa de electrónica Telefunken, yendo al lugar de trabajo en autobús al igual que sus compañeras. Apoyaba públicamente a las tropas y consolaba a las viudas de guerra mientras su hijo mayor Harald Quandt, fruto de su anterior matrimonio, se convirtió en piloto de la Luftwaffe y luchó en el frente.

Tras la derrota en la batalla de Stalingrado y a pesar de que ya comenzaba a atisbarse que Alemania iba a perder la guerra, los Goebbels se mantuvieron leales a Hitler. Joseph Goebbels se convirtió en la imagen visible del régimen, visitando las ciudades bombardeadas y dando ánimos a los alemanes cuando ya nadie tenía esperanzas de conseguir la victoria.

En los últimos compases de la guerra, con el Ejército Rojo atacando Berlín, el matrimonio Goebbels y sus seis hijos se trasladaron el 22 de abril de 1945 al Vorbunker, una estructura subterránea conectada con el Búnker de la Cancillería. La pareja quería permanecer junto al Führer hasta el final, desoyendo todos los consejos de los altos mandos del partido, incluyendo el del propio Hitler que le indicó a Goebbels que se pusiera a salvo junto a su familia. Según escribió Joseph Goebbels, se quedaba por motivos de humanidad y lealtad personal, con Magda apoyando su decisión de no abandonar Berlín y morir en el Búnker.

El 29 de abril de 1945 Adolf Hitler y Eva Braun se casaban en el Führerbunker con Magda y Joseph Goebbels como testigos de boda. Pocas horas después, el dictador y su ya esposa se suicidaban en la tarde del 30 de abril. Hitler se suicidó mediante un disparo con su pistola Walther PPK y Eva Braun tras ingerir una cápsula de cianuro.

El matrimonio Goebbels con sus hijos, Harald Quandt de pie en el centroAl día siguiente, el 1 de mayo de 1945, Magda y Joseph Goebbels hablaron con el médico de las SS Helmut Kunz para que les inyectara morfina a sus seis hijos para sedarlos y les suministrara dosis de cianuro. El médico personal de Hitler, Ludwig Stumpfegger, ayudó a Magda a matar a sus hijos, aunque no se sabe con exactitud si fue el médico o la propia Magda Goebbels quien suministró las dosis mortales de veneno a los niños.

Tras la muerte de sus hijos, el matrimonio Goebbels se dirigieron en torno a las 20:30 del 1 de mayo al jardín de la Cancillería, en el exterior del Búnker. Perfectamente vestidos y unidos, cogidos del brazo, para intentar morir con dignidad. Aunque los relatos de lo sucedido varían, la versión más aceptada es Magda Goebbels mordió una capsula de cianuro (que Hitler regalaba a los más allegados en los últimos días) y Joseph Goebbels se disparó una bala en la cabeza. Otras versiones apuntan a Joseph Goebbels disparó primero a su esposa y luego se suicidó.

El ayudante de Goebbels, Günther Schwägermann, siguiendo las órdenes que se le habían dado, hizo que un soldado de las SS disparara contra los cuerpos para asegurar su muerte y luego se incineraron los cadáveres. Debido a la escasez de gasolina, los cuerpos se quemaron parcialmente y quedaron fácilmente reconocibles cuando llegaron las tropas soviéticas la tarde del 2 de mayo de 1945.

Poco antes de morir, Magda Goebbels escribió una carta de despedida a su primer hijo Harald Quandt, en la que le decía: "El mundo que viene después del Führer y el nacionalsocialismo ya no vale la pena vivirlo y por lo tanto me llevaré a los niños conmigo, porque son demasiado buenos para la vida que seguiría, y un Dios misericordioso me entenderá cuando les dé la salvación [...] "Que Dios me ayude a tener la fuerza para hacer lo último y más difícil. Sólo queda un objetivo: la lealtad al Führer incluso en la muerte".

Fotografía de Magda Goebbels

Magda y Joseph Goebbels con Adolf Hitler en un acto del partido nazi

Magda y Joseph Goebbels de vacaciones en Italia

Magda Goebbels con su marido en una fiesta del partido

Magda Goebbels presentando a sus hijas a Hitler

Fotografía del matrimonio Goebbels

Magda y Joseph Goebbels con sus hijos junto a Hitler

1 comentario:

  1. OBSERVEN LAS FOTOS QUE EXISTEN DE LAS NIÑAS GOEBBELS.
    TIENEN CARA DE CUALQUIER COSA MENOS GOEBBELS.
    AHI ANDUVO EL " TIO ADI " HACIENDO DAÑO.
    SIEMPRE SE SUPO QUE ADOLFO Y MAGDA FUERON AMANTES.
    DE ESA RELACION PUDIERON NACER ALGUNOS DE LOS HIJOS DE ESTA ULTIMA.
    SI NO HUBIERAN SIDO ASESINADOS - LLEGABAN A ADULTOS Y SE PODRIA HEBER ESTABLECIDO SU PATERNIDAD Y ARBOL GENEALOGICO.
    HABERLOS LIQUIDADO POR MANO PROPIA HABLA A LAS CLARAS QUE MAGDA TENIA ALGO MUY SERIO QUE OCULTAR A LOS VENCEDORES Y PREFIRIO PONERLES FIN.
    CUALQUIER CONJETURA AL RESPECTO SE PIERDE EN LAS TINIEBLAS DEL PASADO.
    SALUDOS
    GUILLERMO

    ResponderEliminar

Loading...