domingo, 5 de octubre de 2014

La octava Maravilla del Mundo antiguo

La expansión y conquista griega durante el siglo IV a.C. de buena parte del mundo occidental conocido, hizo que numerosos viajeros helenos descubrieran otras culturas y civilizaciones como Egipto, Persia o Babilonia. Cautivados e impresionados por los monumentos y maravillas de estas tierras comenzaron a elaborar listas de lo que vieron, denominándolos "theamata", que significa "puntos de interés" en griego, una especie de guía de viajes del mundo antiguo. Poco después comenzaron a usar la palabra Maravilla

Existieron pues varias listas de estas Maravillas del Mundo antiguo siendo las más conocidas las que se atribuyen a una lista elaborada por Antipatro de Sidón en torno al año 140 a.C. en un breve poema donde habla de las Siete Maravillas del Mundo o una lista elaborada por el historiador Heródoto unos siglos antes.

Siete grandes monumentos y construcciones antiguas pasaron a la historia como las 7 Maravillas del Mundo: La Gran Pirámide de Guiza; Los Jardines Colgantes de Babilonia; El Templo de Artemisa en Éfeso; La Estatua de Zeus en Olimpia; El Museo de Halicarnaso; El Coloso de Rodas y el Faro de Alejandría.

las 7 maravillas del mundo antiguo

Existía en realidad una octava maravilla del mundo antiguo, la Torre de Babel, que no fue incluida con las demás porque ya estaba en ruinas cuando llegó Alejandro Magno. Esta posibilidad de una maravilla más se popularizó con la expresión "octava maravilla del mundo" para denominar a una obra realizada por el hombre tan excepcional que se adelanta a su tiempo.

Se conocen más maravillas que formaron parte de estas antiguas listas pero que en la mayoría de los casos fueron sustituidas por alguna de las 7 conocidas maravillas. Tenemos que tener en cuenta también que los griegos incluyeron únicamente en sus listas las obras alrededor del Mediterráneo ya que era el mundo que conocían, sin embargo existían alrededor del globo varias impresionantes construcciones realizadas por otras culturas también en la antigüedad que sin duda los griegos habrían denominado como Maravillas.

Estas son algunas de las mejores candidatas a la Octava Maravilla del Mundo Antiguo.

Las Murallas de Babilonia


Babilonia fue la capital del Imperio Babilónico, un gran centro político, religioso y cultural que era además la mayor ciudad de Mesopotamia con cerca de medio millón de habitantes. En el siglo VII a.C. la ciudad ocupaba una extensión de 750 hectáreas, 400 de ellas protegidas por sus legendarias murallas.
Las murallas de Babilonia se consideraban impenetrables. En la parte de la ciudad cercana al río Éufrates alcanzaban los 10 metros de altura y las murallas que rodeaban el centro de la ciudad podían alcanzar hasta los 17 metros con unas paredes exteriores de casi 30 metros de espesor. Estaban además fortificadas con torres cada 50 metros. Según el historiador Heródoto, la longitud total de las Murallas de Babilonia era de 86 kilómetros.

Sin embargo estas impresionantes murallas acabaron cayendo desgastadas y erosionadas por el paso del tiempo y las continuas inundaciones del Éufrates. En una primera lista elaborada por Antipatro de Sidón, aparecían las Murallas de Babilonia como una de las siete Maravillas del Mundo, tras su caída fueron sustituidas en el listado por el Faro de Alejandría.

Las Murallas de Babilonia

Stonehenge


Este conocido monumento megalítico tipo crómlech, se cree que fue construido en torno al año 2.500 a.C. y está situado en el condado de Wiltshire, en Inglaterra. Está formado por varios círculos concéntricos de piedras o megalitos de varias toneladas de peso. La forma en que se construyó y se consiguieron levantar las piedras sigue siendo motivo de debate. Se sabe que los bloques de piedra que se usaron se trajeron desde Gales, a varias decenas de kilómetros de distancia.
El reciente descubrimiento cerca de Stonehenge de otros henge parecidos como BlueStonehenge y Woodhenge, refuerza la teoría de varios arqueólogos e investigadores de que el lugar es en realidad un gran complejo ritual o religioso formado por varias construcciones conectadas entre sí en la antigüedad.


Stonehenge

La Torre de Babel


Mencionada en los textos bíblicos en el Antiguo Testamento, los historiadores creen que la Torre de Babel existió en realidad, siendo identificada con el Zigurat de Etemenanki. Esta impresionante construcción tenía 7 pisos y más de 90 metros de altura, en su cúspide se situaba un templo a Marduk. No se sabe con certeza cuando pudo ser construida, aunque se conoce que en torno al año 1.750 a.C. ya existía. La ciudad de Babilonia fue destruida en el año 689 a.C. y a pesar de numerosas reconstrucciones, la Torre de Babel o Zigurat de Etemenanki eran ya solo ruinas cuando llegó Alejando Magno en el año 331 a.C. para establecer su capital en Babilonia.

La Torre de Babel

La Gran Muralla China


En el siglo V a.C. diversos estados feudales chinos comenzaban la construcción de muros para protegerse de sus vecinos o de otros estados invasores. En el año 221 a. C., la dinastía Qin consiguió conquistar los estados que se le oponían y unificar China. Poco después ordenó la construcción de un muro más allá del Río Amarillo para proteger sus territorios, comenzaba así la construcción de la Gran Muralla China. No se sabe con exactitud la longitud y el trazado de la muralla original en la dinastía Qin, aunque en la tradición china que se transmitió de generación en generación se la conocía como el "muro de diez mil li", algo más de 5.000 kilómetros.
Las sucesivas dinastías en China fueron ampliando y reconstruyendo la Muralla hasta mediados del siglo XVI con la dinastía Ming que dejó de ser útil como método de defensa. En total la Gran Muralla China con todas sus ramificaciones se cree que tiene una longitud de más de 20.000 kilómetros, construidas en su mayoría con los materiales que se encontraban a su alrededor como piedra caliza, granito o ladrillo cocido. Sus muros miden entre 6 y 7 metros de alto y cerca de 5 metros de ancho. Se la considera además el mayor cementerio del mundo ya que se estima que más de 10 millones de trabajadores murieron durante su construcción.

La Gran Muralla China

La puerta de Istar


La puerta de Ishtar (Istar) era la puerta más importante de las 8 con las que contaba la muralla interior de la ciudad de Babilonia. Se trataba de una monumental puerta de 14 metros de alto y 10 de ancho por la que se accedía al templo de Marduk. Su construcción se llevó a cabo en el año 575 a.C. por Nabucodonosor II y está compuesta principalmente por ladrillos vidriados de color azul debido al lapislázuli, decorada por figuras de leones, dragones y otros seres mitológicos en ladrillos de diferentes colores. En las campañas arqueológicas llevadas a cabo por los alemanes entre 1902 y 1914 se descubrió los restos de la puerta original de Istar en Babilonia. Fue reconstruida y actualmente se puede ver en el Museo de Pérgamo en Berlín

En las primeras listas realizadas por los griegos de las 7 Maravillas del Mundo antiguo se incluyó la Puerta de Istar, sin embargo fue sustituida tras la construcción del Coloso de Rodas.

La puerta de Istar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...