Hitler=SS, el cómic prohibido

A lo largo de la historia, todo tipo de libros han sido prohibidos o censurados por diferentes motivos en determinados países. La lista es ciertamente enorme, y entre ellos podemos encontrar algunos ejemplos realmente llamativos, como "Rebelión en la granja" de George Orwell, prohibido en varios países por su crítica a las élites; "Alicia en el país de las maravillas" de Lewis Carroll, censurado en China por equiparar a los animales con los humanos; o el clásico "Lazarillo de Tormes", prohibido por la Inquisición por sus críticas a la Iglesia.

Portada del cómic Hitler=SS
Más extraño es que la publicación prohibida y censurada sea un cómic o historieta satírica, pero hoy en día también podemos encontrar un peculiar ejemplo con el cómic Hitler=SS, cuyo polémico contenido llevó a que fuera prohibida su publicación en países como España, Francia o Italia. 

La historia de este controvertido cómic comienza en Francia en los años 80. Los dibujantes Philippe Vuillemin, André Gondot y el escritor Jean-Marie Gourio, deciden crear una serie de cómics humorísticos sobre el Holocausto y los campos de concentración nazis que titulan Hitler=SS. El título pretendía ser una pequeña broma destacando la obviedad de que Adolf Hitler era un nazi, equiparándole a las SS (Schutzstaffel), la organización paramilitar y policial del Partido Nacionalsocialista alemán. 

La revista satírica francesa Hara-Kiri fue quien publicó originalmente la serie de historietas Hitler=SS entre 1984 y 1987, como parte de su publicación mensual. Una revista que ya había estado anteriormente envuelta en diversas polémicas por su contenido controvertido y provocador, que llevó incluso a que la publicación fuera prohibida en Francia en 1961 y en 1966. 

A pesar de la controversia y escándalo inicial tras su publicación, la serie de historietas se recopiló posteriormente en una edición de cómic limitada a mil ejemplares, lanzada en 1987 por la editorial Epco en Francia. El cómic llegaría a España publicado en la revista Makoki en 1990, levantando rápidamente también una gran polémica que acabaría en los tribunales, de forma similar a lo sucedido cuando se publicó en otros países como Italia. 

Los autores de los cómics, Vuillemin, Gondot y Gourio, buscaban crear una serie de historietas ambientadas durante la Segunda Guerra Mundial, en las que predominaba el humor negro, la sátira y el humor absurdo, tratando temas complejos y delicados como el Holocausto, la vida en los campos de concentración nazis o la desaparición de personas durante el régimen nazi. 

La publicación del cómic Hitler=SS en la revista Hara-Kiri suscitó una gran polémica en Francia desde el principio, que se acrecentó con la edición completa del cómic publicado poco después. Diversas asociaciones de supervivientes de campos de concentración presentaron varias demandas judiciales, lo que llevó también a que se abriera en Francia un intenso debate sobre los límites de la libertad de expresión. 

El caso acabó en los tribunales franceses y los autores de la obra acabaron siendo condenados en septiembre de 1989. Si bien la pena que se les impuso fue simbólica, consistente en pagar un franco, el cómic Hitler=SS acabó prohibido en Francia y aún hoy sigue vigente cierta censura de la obra en el país.

Portada del cómic Hitler=SS en España por la revista Makoki
En España el cómic corrió un destino similar. Tras la polémica y las diversas demandas, la policía secuestró la publicación, retirándose el cómic de todas las tiendas y quioscos en los que estaba a la venta, así como de todos los ejemplares que la editorial guardaba en su almacén. Organizaciones y asociaciones judías y de víctimas del nazismo, como B'nai B'rith y Amical de Mathausen, demandaron a principios de los 90 a Damián Carulla, editor de la revista Makoki, por ataques contra las creencias religiosas y por atentar contra la dignidad de los antiguos prisioneros de los campos de concentración nazis. 

Tras un largo proceso, el Tribunal Constitucional dictó finalmente una sentencia en diciembre de 1995 por el que condenaba al editor a una multa de 100.000 pesetas y a un arresto de un mes y un día. Los álbumes ya publicados que se localizaron fueron destruidos, así como las planchas originales de la imprenta para que no se pudiera volver a imprimir el cómic. 

La sentencia de los tribunales españoles fue especialmente dura, ya que consideró que el contenido del cómic buscaba humillar a los prisioneros del nazismo y a los judíos, y podía causar una negativa influencia en la juventud, induciendo al odio y la violencia racial. Hitler=SS es de hecho considerado actualmente el único cómic cuya publicación está prohibida en España.

En Italia, la editorial Topolin lanzó una edición del álbum en 1991 que también acabó en los tribunales, con todas las copias confiscadas y el editor denunciado por incitación a la violencia y promover actividades clandestinas. 

La polémica y controversia que ha rodeado siempre a esta obra, que finalmente llevó a su prohibición en varios países, sirvió también, como suele suceder en estos casos, a que adquiriera una mayor notoriedad y se convirtiera en un objeto de coleccionista particularmente codiciado. 

Para quien tenga curiosidad, el cómic original Hitler=SS se puede actualmente leer online en su versión original en francés a través de la web Archive.org, donde se ha subido una copia digitalizada en PDF: Hitler=SS - Archive.org

Muchos coleccionistas sin embargo, buscan algunos de los ejemplares originales que se libraron de ser destruidos. En algunas páginas de Internet surgen cada cierto tiempo pujas y subastas para comprar uno de los cómics originales, e incluso en la conocida plataforma Amazon se puede ver también ocasionalmente alguna de las ediciones completas de los cómics Hitler=SS a la venta (Amazon - Hitler=SS), si bien suelen estar poco tiempo disponibles debido a su escasez y su distribución está prohibida en determinados países. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario