martes, 4 de junio de 2019

El terremoto de Mesina de 1908, el seísmo más mortífero en la historia de Europa

Salvo raras excepciones, la historia de Europa ha sido relativamente tranquila en cuanto a desastres naturales se refiere. Especialmente si lo comparamos con Asia, donde se han producido los mayores desastres y cataclismos de la historia del planeta.

El terremoto de Mesina de 1908A pesar de ello, en el continente europeo también existen zonas calientes capaces de desatar la furia de la naturaleza cada cierto tiempo, como la famosa erupción del volcán del Vesubio en el año 79 d.C que sepultó las ciudades de Pompeya y Herculano, o el aún activo supervolcán de los Campos Flégreos.

Si hablamos de seísmos, quizás el más conocido es el gran terremoto de Lisboa de 1755, que destruyó casi por completó la ciudad y llegó a causar también graves daños en España. A pesar de la elevada cifra de muertes que dejó el terremoto de Lisboa, sería superado dos siglos después por el terremoto de Mesina de 1908, en el sur de Italia, el que es hasta la fecha el seísmo más mortífero en la historia de Europa.

Los registros de los sismógrafos en las estaciones sismográficas indicaban que se estaba produciendo una considerable actividad sísmica en las zonas cercanas al estrecho de Mesina varios meses antes del 28 de diciembre, aumentando desde el 1 de noviembre. Una de las zonas europeas con más actividad sísmica conocida como "Arco de Calabria", y que es el lugar donde chocan la placa tectónica Euroasiática y la placa Africana.

Mapa terremoto de Mesina 1908El 10 de diciembre, un terremoto de magnitud 4 causó daños en algunos edificios de Novara di Sicilia y Montalbano Elicona, ambos situados en la provincia de Mesina. Tres semanas después finalmente se desató la tragedia.

A las 5:20 de la mañana del lunes 28 de diciembre de 1908, se producía un potente terremoto de magnitud 7,1 a una profundidad de 9 kilómetros, cuyo epicentro se encontraba en el estrecho de Messina, el estrecho marino que separa la isla de Sicilia de Regio de Calabria en la Italia peninsular.

La duración del seísmo fue de aproximadamente de entre 30 y 40 segundos, causando una gran destrucción en un área de 4.300 kilómetros cuadrados. La ciudad de Mesina quedó arrasada casi por completo, afectando al 90% de las estructuras y matando a 75.000 personas. En la costa del sur de Italia los daños fueron también cuantiosos.

La ciudad Regio de Calabria y otras zonas de la región de Calabria resultaron gravemente afectados, cuando el suelo se sacudió violentamente desde Sicilia hasta el sur de Reggio, provocando deslizamientos de tierra y una devastación total en algunas zonas, que elevó la cifra de muertos a 25.000 en esta región.

El elevado número de muertes se debió en gran parte a que la mayoría de las personas se encontraban a esas horas durmiendo en sus casas, por lo que muchas quedaron atrapadas en los escombros cuando sus viviendas se derrumbaron.

Fotografía de la destrucción tras el terremoto de Mesina 1908Ademas, la mayoría de los edificios no se habían construido para resistir terremotos. Su construcción era con piedras pequeñas y morteros aplicados descuidadamente, con techos de tejas pesadas, cornisas ornamentales, vigas transversales sin soporte y cimientos vulnerables en suelo blando. Muchos de los edificios tenían cuatro o cinco pisos.

Diez minutos después de terminar de temblar la tierra, las aguas del Mar Jónico de repente se retiraban de la costa cerca de 70 metros a ambos lados del estrecho de Mesina, produciéndose un tsunami con olas de 12 metros de altura que golpearon las ya dañadas ciudades costeras. La zona de Calabria fue la más afectada, inundando casi por completo Reggio Calabria, destruyendo el paseo marítimo y matando a las personas que se estaban reuniendo en las calles tras el sismo.

En la ciudad de Mesina la situación fue similar, y muchos de los supervivientes del terremoto se habían desplazado hasta el puerto marítimo para escapar de la devastación, cuando fueron sorprendidos por el tsunami, que llegó en varias oleadas.

Dos reporteros entre las ruinas de la ciudadLas enormes olas arrasaron con todo, dejando a su paso un rastro de devastación de restos flotantes de barcos destrozados, cadáveres de animales y personas y todo tipo de escombros de los edificios. El tsunami llegó incluso hasta la isla de Malta dos horas después, aunque causó daños menores.

A la cifra de muertes causadas por el seísmo, se sumaron las 2.000 personas que fallecieron por el tsunami posterior, estimándose en total el número de muertos entre 75.000 y 100.000 (algunas estimaciones se elevan hasta 200.000), lo que convirtió al terremoto de Mesina de 1908 en el más mortífero de la historia de Europa.

Como consecuencia del desastre, Messina perdió casi la mitad de su población y todo el centro histórico de la ciudad quedó devastado, incluida su catedral normanda, que había resistido terremotos anteriores como el de 1783. Escenas similares de destrucción sucedieron en Reggio Calabria. Su centro histórico también quedó completamente destruido, quedando únicamente en pie unas 50 casas en toda la ciudad.

Las labores de rescate fueron especialmente difíciles debido a que los hospitales de la zona estaban en ruinas y gran parte de los médicos, enfermeros, policías, o bomberos también murieron durante la catástrofe. Las líneas telegráficas se cortaron y las líneas ferroviarias quedaron destrozadas, lo que hizo que la comunicación fuera imposible.

Cuando por fin llegó la ayuda a la zona, se estuvo buscando en las ruinas durante semanas, y varios días después del desastre aún se rescataban familias enteras bajo los escombros. Posteriormente, un total de 293 réplicas del terremoto tuvieron lugar entre el 28 de diciembre de 1908 y el 11 de marzo de 1909.

Las labores de rescate tras el gran terremoto de Mesina de 1908La reconstrucción de las zonas afectadas comenzaron en 1909, realizando una nueva arquitectura en Mesina que fuese capaz de resistir futuros terremotos de diversa magnitud. Se llegó incluso a plantear la posibilidad de derribar todas las estructuras que habían quedado y trasladar la ciudad y el puerto a otro lugar de Sicilia, sin embargo se descartó el plan debido a las protestas de los ciudadanos sobrevivientes.

A raíz del terremoto, muchos de los residentes que se quedaron sin hogar, tanto en Messina como en Calabria, fueron trasladados a varias partes de Sicilia y otras regiones de la Italia continental. Otros, entre ellos la mayoría de los supervivientes del barrio de Avinaña de Messina, emigraron a Estados Unidos.

El desastre afectó inevitablemente a la economía local y la zona se enfrentó a una despoblación temporal, que poco a poco se fue corrigiendo con el tiempo, especialmente gracias a la gran cantidad de trabajadores que se trasladaron a Mesina y Calabria para trabajar en la reconstrucción.

Otra de las consecuencias que tuvo la catástrofe, es que debido a la escasez de edificios históricos destruidos durante el terremoto de 1908, y al bombardeo aliado de 1943 durante la Segunda Guerra Mundial, Mesina fue conocida popularmente como "la ciudad sin memoria".

Plan de reconstrucción de Mesina tras el terremoto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...